Nuestros Muros II


Introducción:

El martes 03 de septiembre del 2013, escribí un trazado titulado: “Nuestros Muros”, pero  todo trazado siempre será inconcluso; El presente podría ser complemento del anterior, pero no es precisamente una continuidad, por ser producto de un estado de consciencia diferente en tiempo y espacio.

El tema habla de las pulsiones físicas, emotivas y psicológicas, Sofismas y falsos paradigmas, supersticiones y temores y supersticiones entre otros elementos que influencian nuestras percepciones y respuestas conductual.

Toco ligeramente grados filosóficos, con el fin de motivar su estudio.

“Nuestros Muros II”

“El ser humano nace libre, sin embargo, por todas partes se encuentra encadenado” (J. J. Rosseau); La mente del hombre es una, pero Sigmund Freud para su estudio, la divide en tres partes, el “yo” llamado también “ego” que viene siendo la parte que administra nuestra relación con nuestro entorno, y el mediador entre el “ello”, la parte animal e instintiva, y el “Súper Yo” la parte que tiene que ver con las reglas morales. Tanto el “ello” como el “Súper yo” influyen en nuestras percepciones y decisiones del “yo”.

Gran parte de la estructura psicológica del hombre, fue formada y programada conforme a herencias familiares, intereses comercial, de gobierno, religión y sociedad, por medio de propaganda subliminal, programas educativos, usos y costumbres,  supersticiones  y prejuicios sociales.

El hombre desde su nacimiento, va formando una “estructura psico-emotiva”, donde algunas voces de autoridad se han internalizado, como las paternas,   maestros, gobiernos y religiones entre otras, se yerguen como líneas de fuerza que se asemejan las varillas de acero y concreto que sostienen una casa, en cuyo derredor se adhieren otros materiales menos resistentes o suaves, como ladrillos, vidrios y ventanas. Esta estructura mental marca los límites del hombre común. El inconsciente que tiene cierta autonomía, forma el alma de esta estructura mental, misma que no escapa a la influencia de la pulsión más importante del ser humano, la sobrevivencia, de tal modo que intentar modificar esta estructura, no exponemos a su reacción, pues de algún modo, siente amenazada su existencia y trata de mantener al hombre dentro de sus límites ya establecidos.

“Sujeto y objeto se vuelven uno en el fenómeno de la observación”. Los límites que nos han impuesto y hemos aceptado en temprana edad, hoy debe analizarse y resolverse  bajo la óptica de un criterio más amplio y adulto. El hombre no puede por sí solo, observarse a sí mismo, sino debe hacerlo a través de su propio reflejo sobre el objeto observado, sin embargo, el hombre común, solo ve el objeto o evento, y no su reacción conductual y menos aún su causa.

Se nos ha dicho en forma subliminal, que debemos pensar, sentir, y actuar, nos han programado para que nos pongamos tristes, alegres, enojados y pasivos, cuando reír y llorar, como vestir y que cosas comprar, a quien amar y a quien odiar, se nos ha llenado la cabeza de estereotipos, al grado que nuestro círculo de amigos,  esposa y profesión encaja en alguno de ellos.

Nos hemos convertido en seres autómatas,  reactivos ante fuerzas estímulos externos y pulsiones interiores de acuerdo a nuestra formación o idiosincrasia. Algunos escritores como Ouspensky, Friedrich Nietzsche, Erich Fromm y J. M. Ragón entre otros, nos califican como dormidos, sonámbulos, hombre maquinas, seres reactivos entre otros calificativos más; Inclusive el apóstol griego Lucas nos lo insinúa cuando dice en su evangelio “Porque Dios no es Dios de muertos, sino de vivos” Lc. 20:38. Y Mateo 8:22 dice: “Dejad que los muertos entierren a sus muertos”.

Erich Fromm por su parte dice: “Gran numero de nuestras decisiones no son realmente nuestras, sino que nos han sido sugeridas desde antes y de fuera; hemos logrado persuadirnos a nosotros mismos de que son obra nuestra, mientras que, en realidad, nos hemos limitado a ajustarnos a la expectativa de los demás, impulsados por el miedo al aislamiento y por amenazas aún más directas en contra de nuestra vida, libertad, y conveniencia; El hombre seria libre de actuar según su propia voluntad, si supiera lo que quiere, piensa y siente. Pero no lo sabe. Se ajusta al mandato de autoridades anónimas y adopta un yo que no le pertenece” (1).

Aarón Beck (4) sostiene que los aspectos psíquicos de nuestra personalidad, no son producto de una causa, sino de varias, y asemeja nuestra psique a un  telar, llamándole núcleos al lugar se unen dos o más hebras. Núcleos que se activan ante una experiencia presente y sugieren al “consciente” una respuesta  en base a las experiencias pasadas.

Friedrich Wilhelm Nietzsche responde a lo anterior: “La voluntad como facultad psicológica, es el lejano eco de un combate ya disputado con anterioridad en lo profundo del inconsciente”.

Conclusión:

Gran parte de los muros que nos limitan, provienen del exterior, sin embargo y un tanto paradójico, tienen como fundamento nuestras pulsiones como: La sobrevivencia, el libido, gregarismo, ansia de poder, y la espiritualidad entre otros, que tienen cierta concordancia con los alegóricos Dioses y semidioses griegos, como: Eros, Tánatos, Cronos, Psique, Edipo, Electra, Medusa, Perseo, Narciso y Fobos entre otros, como fuerzas que viven en nosotros.

Todo lo anterior, no quiere decir que el hombre no tenga voluntad ni libre albedrio, sino que estos son influenciados importantemente por las pulsiones. Influencia que va en proporción a la evolución y grado de consciencia del hombre. La oración que hacemos en la cadena de la unión, menciona: “cavar pozos profundos a los vicios y levantar templos a la virtud” se refiere a vencer nuestra naturaleza inferior, pero de ningún modo eliminarla, porque es parte de lo que somos, sino educarla, liberarnos del engaño o mejor dicho: “autoengaño” por aquello que creemos ser, pero que en realidad no es nuestra esencia. Busquemos la “palabra perdida” que tanto anhelan encontrar los Caballeros Rosacruces 18° y los Caballero del Real Arco 30°, que es nuestra alma o “consciencia pura” a la que se refiere el Maestro Masón 3° cuando exclama: “La acacia me es conocida”.

“El Arte Real de la Masonería” Escocesa como la Yorkina, no descansa estrictamente en el saber intelectual, sino en la experiencia “en” y “por” uno mismo, ahí es donde radica la “iniciación trascendental” del Caballero Rosacruz 18°, y ésta se alcanza cuando se encuentra la “bóveda sagrada de Enoc” y se logra descender los nueve arcos hasta lo profundo de la tierra, lugar donde la luz del sol ni de la luna son necesarios, pues este lugar se ilumina a sí mismo desde el interior … Caballero del Arco Real del Rito de York.

“El esclavo que no siente sus cadenas es porque no se mueve”

Fraternalmente.

Lázaharo Hael. M:. M:.

Nota:
Palabras, Símbolos y Alegorías, no son verdades por sí mismas, solo señalan hacia ella.

El presente son reflexiones y meditaciones personales, no representan necesariamente la opinión de la orden.

No escribo para todos, sin embargo, Todos son invitados a leer.

Culiacán, Sinaloa. México. Martes 18 de junio del 2019.

Bibliografía:

 (1).- La vida auténtica.-                     Erich Fromm.

(2).- Miedo a la libertad.-                   Erich Fromm.

(3).- La vida autentica.-                      Erich Fromm.

(4).- Aarón Temkin Beck es un psiquiatra y profesor estadounidense. Presidente del Beck Institute for Cognitive Therapy and Research1 y profesor de Psiquiatría en la Universidad de Pensilvania.2 Se graduó en la Universidad de Brown en 1942 y en la Escuela de Medicina de Yale en 1946. En la década de 1960 el Beck desarrolló el sistema de psicoterapia llamada Terapia Cognitiva (también conocida como Terapia Cognitivo Conductual o “TCC”).

Anuncios

2 pensamientos en “Nuestros Muros II

  1. Vero Gonzalez

    Muchas gracias por todo este conocimiento compartido, podrían enviarme la parte I de esta lectura.

    Saludos, triple abrazo

    Obtener Outlook para Android

    ________________________________

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.