Archivo del Autor: M.·. M.·. José David Santana Alaniz

A la Rosa por medio de la Cruz


Rosy_Cross_of_the_Golden_Dawn

(Caballero Rosacruz 18°)

Prefacio:

“Aquellos que fueron vistos danzando, fueron vistos como locos por aquellos que no podían oír la Música”.- Friedrich Nietzsche.

El presente se desarrolla en un esquema puramente simbólico y alegórico.

“A LA ROSA POR MEDIO DE LA CRUZ”

(Caballero Rosacruz 18°)

Los tres primeros grados de la Masonería Escocesa.

Se dice que en estos grados se encuentra condensada toda la enseñanza Masónica, y Los 30 grados restantes son aclaraciones para mejor comprensión de los anteriores.

“Papus” en su libro “Tarot de Marsella” o “Tarot de los Bohemios”, habla importantemente sobre la Masonería Escocesa, y especialmente sobre el Grado de Maestro Mason 3°, Caballero Rosacruz 18° y Caballero Kadosch 30°, a la vez que señala como una importante clave para descifrar el enigma del misterio de la creación del universo, éste es el nombre de Dios de cuatro letras hebreas: YHVH (יהוה) Yod-He-Vau-He.

 Pero Papus no es el único que lo menciona, también lo hace: Eliphas Levi, Israel Regardie, Dion Fortune, Zev Ben Shimon Halevi, entre otros más.

Dios la causa de las causas, es el absoluto.

Por lo tanto no puede tener nombre ni forma, porque ambos individualizan y separan del resto de la creación, de ahí que la liturgia del Gran Elegido y Perfecto Mason 14° declara: “Si han hallado ese delta resplandeciente con el nombre del inefable, bajo la piedra cubica en que fue colocado por Henoch, ¿No comprenden que son caracteres convencionales, que Dios no tiene nombre propio?”.

JHVH/YHVH

¿Qué es o significa este nombre hebreo? Las cuatro letras hebreas (יהוה) simbolizan el universo objetivo y material. Cada una de sus letras simbolizan los cuatro elementos constitutivos del universo: “Yod” el fuego, la “He” el aire, la “Vau” el agua, y la última “He” la tierra. En el hombre significan el espíritu, Mente, Emociones y Cuerpo Físico. Y dentro de la óptica del cabalista, representan las cuatro mundos o etapas de la creación: Aziluth el mundo espiritual de las emanaciones arquetípicas, Briah el mundo de la creación o de las ideas, Yetzirah el mundo de formación, las emociones o y Assiah el mundo físico o de la manifestación. Esto vendría siendo JHVH (יהוה), el padre de Jesús el Cristo Cósmico o sea JHSVH (יהשוה).

El Cristo Cósmico.

El primogénito y unigénito hijo de Dios, es la Materia primordial, el resto son hechuras (Ef.1:10). La materia primordial es la raíz y prosapia de lo que sería el universo, la humanidad y todo cuanto pudiera existir.

El ser humano es dual en su naturaleza y triple en su manifestación. Dual como los dos maderos de la Cruz, donde el madero horizontal representa el aspecto material del universo, mientras que el madero vertical representa el aspecto espiritual del cosmos. Los cuatro extremos de los dos maderos, representan los cuatro elementos formativos del universo, y las cuatro letras hebreas del nombre de JHVH, el padre de JHSVH, el cual que vendría siendo la Rosa o la consciencia que florece en la intersección de los dos maderos.

Por lo visible, conoceréis lo invisible.

Todo en el universo tiene memoria y consciencia en diferente forma y grado. Alegóricamente, la mujer es un símbolo de la materia. La Biblia, señala a Eva como la primera “persona” iniciada por el Ángel de la Luz, despertándole la facultad de la consciencia, ella iniciaría después a Adam. El cuerpo humano es la materia primordial altamente organizada,  y es ahí  donde se gestaría la consciencia, psique o espíritu del ser humano.

El cuerpo humano por medio de sus pulsiones básicas, despertara la consciencia del ser, mientras que las experiencias idiosincráticas la desarrollaran; En su experiencia vivencial con el mundo circundante, el alma ha desarrollado una personalidad egoica, y se ha identificado con ella quedando cautiva de la realidad externa, es aquí donde realmente se “perdió la palabra” que tanto busca el caballero Rosacruz 18°.  Este párrafo tiene concordancia con El Libro Apócrifo de Enoc. Biblia Gn. 6:2 y Sal. 133.

Toda enseñanza Masónica remite al hombre. Él es la clave.

Interpretar las enseñanzas Masónicas desde un punto de vista puramente idealista, abstracto, o espiritual, se corre el grave riesgo de caer en la irrealidad humana y social, quedando excluido de ésta última. El hombre solo a través de sí mismo, podrá algún día y en diferente forma y medida, accesar los misterios del universo y de Dios. Pablo de Tarso dijo: “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?” (1 Cor. 3:16). Y la liturgia del Caballero Rosacruz 18° lo confirma diciendo: “Los templos de Dios en la tierra son los cuerpos humanos, y en cada uno de ellos se encuentra como una proyección suya, un Maestro cuya mente está imbíbita en la mente cósmica, un maestro cuya alma y vida son alma y vida de Dios”. Y agrega en diferente página: “Un solo ser reina en el cielo profundo y en el abismo de la tierra”. Todo es uno y la multiplicidad es aparente.

¿Qué propósito tiene la creación del Universo?

Los cabalistas dicen: “Dios deseo conocer a Dios, y para ello creo un espejo”. Obviamente no se está hablando del Dios-Primero, sino del Dios-hijo el cual ya poseía una consciencia elemental, que no alcanzaba para ser totalmente consciente de sí mismo. Dios-Hijo busca la evolución de su consciencia a través del universo. De lo contrario: ¿Qué sentido tendría la creación y sostenimiento del universo y la humanidad? La parte jamás será igual al todo, sin embargo, la evolución de la parte es la evolución del todo.

La iniciación Trascendental:

La liturgia del Caballero Rosacruz 18° habla al respecto diciendo: Iniciación que no es posible recibirla en templos materiales ni por hombre de carne y hueso. Se está hablando del reino del espíritu y del alma como maestro, y como todo existe en algo mayor, el alma también deberá ser iniciada por un maestro superior según la orden de Melquisedec. Este es el misterio eucarístico del pan y el vino como símbolo de la iniciación que te convierten en rey del cuerpo material y sacerdote del espíritu.

Concluyo sin terminar.

El secreto se protege a sí mismo por su propia naturaleza (4). No penséis ingenuamente que os estoy revelando secreto alguno, el presente solo son palabras. El sendero que te lleva a la iniciación trascendental principia con el conocimiento intelectual, el resto del sendero lo habrás de recorrer con esfuerzo propio e individual. Esto es íntimo y secreto porque se desarrolla interiormente y fuera de la vista de todo profano, es un trabajo en los reinos internos del espíritu a través de la meditación, introspeccionando la consciencia hasta volverte consciente de la “Zarza Ardiente” o del “Yo Soy Yo” (2)/(3)/(5), aquel que no tiene nombre ni forma. Vivimos en Malkuth el reino de la materia y la forma, y es través de la cruz de la materia que llegareis a la rosa del espíritu, la verdadera autoconsciencia del ser. Ésta es la “palabra perdida” que ha de encontrarse, este es el propósito del Arte Real o Real Arte de la Masonería.

Hasta hoy es mi opinión, pensar y sentir.

“En el vientre oscuro de María, se gestó el que habría de ser el hombre luz” (7).

Fraternalmente.

 

Lázaharo Hael,’,

Nota:

Por la naturaleza de nuestra propia mente, todo escrito siempre será inconcluso.

Palabras,  símbolos y alegorías, no son verdades por sí mismas, solo señalan hacia ellas.

El presente, son, reflexiones y meditaciones personales, no necesariamente representan la opinión de la orden.

No escribo para todos, sin embargo, todos son invitados a leer. “El que tenga oídos para oír, oiga” Mr.4:9.

Culiacán, Sinaloa. México. Lunes 12 de marzo del 2018.

Bibliografía:

(*).- Liturgia del Caballero Rosacruz 18°.- Masonería Escocesa.

(2).- Liturgia del Arco Real.- Rito de York.

(3).- Liturgia del Arco Real 13° Masonería Escocesa.

(4).- Liturgia Aprendiz de Masón.

 (5).- Biblia de estudio. Reina-Valera Mundo Hispano.

 (7).- El misterio de las catedrales.- Fulcanelli.

Anuncios

El Trazado


Prologo:

“La originalidad va precedida por la honestidad”. En la elaboración de un trazado, columna gravada o plancha, se podrá consultar liturgias, libros y quizás algunos escritos anteriores, pero las ideas, conceptos y conclusiones que lo plasman, deberán ser propios.

Por la naturaleza de nuestra mente, todo trazado siempre será inconcluso. El 05 de noviembre del 2009 escribí: “Trazado y Columnas”, hoy presento “El Trazado”, no como una continuidad del anterior, sino producto de un nuevo estado de consciencia, enriquecido por la actualidad.

“EL TRAZADO” 

El ego al formar parte de nuestra naturaleza, siempre está presente. Sin embargo, este debe moderarse y no permitir se pondere ante el aplauso, alago o critica de los presentes.

Como ya lo dije: El trazado puede tener como origen: liturgias, libros o exposiciones que escuchan o leen, pero deben poseer la originalidad y conclusión de la comprensión y praxis propia. El motivo de exponerlo en la tribuna de la elocuencia, debe tener como objetivo compartir lo mucho o poco conocimiento que se posee. Dado que la exaltación cultural colectiva de los integrantes de nuestra logia, da la posibilidad de exponer y escuchar futuros trazados con más profundidad, contenido y saber.

Todo escrito debe versar sobre nuestra tradición filosófica Masónica, y cuando en apariencia trataran sobre asuntos profanos a la misma, éstos deberán poseer cierta concordancia con nuestras enseñanzas. Inclusive puede ponerse un punto, número o señal que explique tal relación al pie de página o al final del escrito. Cuando por su importancia se expone un trazado que no es nuestro, debe quedar bien claro que no somos su autor y mencionar a su creador, y en el último cuarto del escrito, debe reservarse para plasmar nuestras personales y propias conclusiones.

La mente del ser humano, tiene la peculiaridad sui generis de atraer ideas afines a una idea sostenida. El trazado, tienen como objetivo primario, el estudio e investigación del tema a desarrollar, y cuando éste es bien comprendido, hay un efluvio de ideas que no están escritas en los libros consultados, y emergen desde lugares recónditos y desconocidos de nuestra mente.

Cuando el hombre, comprende la sabiduría propia o ajena, tiene el dominio sobre ella, y le es posible exponerla en distintas formas y palabras, esto es muy común en maestros escolares, cuando el alumno no comprende la exposición, el maestro se la presenta en múltiples formas y desde distintas ópticas, hasta que el alumno logra comprender; Esto no es posible en quien no tiene dominio sobre el tema, y solo podrá repetir las palabras que leyó, sin más sustancia que la letra muerta.

Los temas a desarrollar marcan sus propios límites en tiempo y espacio. Es un error insustancial y redundante repetir en diferente forma lo ya expresado, igualmente lo será sintetizar en tan pocas palabras un tema, que seguramente resultara incomprensible para la concurrencia. Los trazados no podrán estar sujetos al tiempo o capricho del hombre, como tampoco puede extenderse hasta el cansancio de quien escucha, pues terminara enfadando, incomodando y su atención divagara sobre otros asuntos personales. En este caso, se sugiere tomar un receso o continuarlo otro día. 

La Masonería tiene su propia naturaleza y los trazados no deberían tratar temas ajenos a ella. Temas como la física cuántica, la química orgánica e inorgánica o niveles de matemáticas propias de ingeniería entre otros. Sin embargo y solo ocasionalmente, podría ser permitido siempre y cuando se exprese en un lenguaje común y sencillo a la comprensión de la generalidad, pues no somos una universidad dedicada a estos estudios. Como tampoco es posible hablar de nimiedades sociales, poéticas y otras frivolidades que insultan el intelecto y hacen perder el tiempo de los presentes.

Existen HH,’, que presumen de hacer trazados en unos minutos antes de iniciar los trabajos, obvio que estos solo son importantes para quienes los escriben, porque quienes asisten a la logia, son personas con razonamiento crítico, y es difícil engañarlos con verborrea insulsa producto de la improvisación.

Los trazados se componen de dos partes, el expositor y el escucha.  El hecho de que el auditorio, no aporte con su participación, solo puede ser señal de apatía, indolencia y desinterés, no por ignorancia o falta de inteligencia, porque aun los que ignoran preguntaran al respecto.

Lo anterior es una falta de respeto para el expositor, que desmotiva y es un elemento de desintegración de una logia, porque él que expone debería sentirse entre HH:. que comprenden su sentir y pensar, de lo contrario sentirá que está en el lugar equivocado, y seguramente buscara el propio.

 

Todo trazado, columna gravada o plancha es un reflejo de su creador. El punto neurálgico de todo trazado es el hombre, porque él es la justa medida de su propia realidad. El universo y sus Dioses son reflejos del hombre mismo, porque la realidad última para la humanidad está en la consciencia humana. El hombre es tan importante como el trazado que escribe. Hasta hoy, es mi opinión, pensar y sentir.

“Podré no estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo” Voltaire

Fraternalmente.

Spes Mea In Deo Est.

 

Lázaharo Hael. M,’, M,’,

Nota:

Por la propia naturaleza de nuestra mente, todo escrito siempre será inconcluso.

Palabras, símbolos y alegorías, no son verdades por sí mismas, solo señalan hacia ellas.

El presente, son, reflexiones y meditaciones personales, no necesariamente representan la opinión de la orden.

No escribo para todos, sin embargo, todos son invitados a leer. “El que tenga oídos, que oiga” Mt. 4:23.

Culiacán, Sinaloa. México. Escrito: Martes 27 de febrero del 2018.

Circulo, compás, escuadra y la letra G


e8b4defba0383897dcc9df488094c925

Prefacio:

Por la propia naturaleza de nuestra mente, todo escrito siempre será inconcluso, porque algo se quedó en la mente que no pudo ser expresado en palabras. Por ejemplo: El 05 de octubre del 2012 escribí: “Compas, Escuadra y la letra G”. El 07 de diciembre del 2017 escribí: “La letra G”. Hoy escribo: “Circulo, compas, escuadra y la letra G”. Los tres hablan sobre el mismo tema, sin embargo, ninguno es igual ni es continuidad de los anteriores, quizás se complementan, pero en sí, son diferentes por ser producto de un estado emocional y de consciencia en diferente tiempo y espacio.

“CIRCULO, COMPÁS, ESCUADRA Y LA LETRA G”

Los símbolos son importantes elementos en el estudio Masónico, y deben observarse como unidades compuestos, donde al conjugarse los elementos que la componen, como podrían ser algunos: El hombre, el universo y Dios, o el punto, el círculo, el triángulo y el cuadrado entre otros, podrían llevar a la solución de una ecuación al descubrir el valor desconocido de la incógnita X.

Los símbolos místicos, solo aportan el impulso inicial en la búsqueda de la revelación. Las formas, colores, dimensiones y sus correspondencias o relaciones con otros símbolos, iluminan la psique sobre un campo abstracto o subjetivo que responde a la pregunta en el tiempo actual, pero conservando su espíritu o propósito arcaica ancestral.

El simbolismo es el lenguaje más antiguo de la humanidad. La historia humana, racial y de grupo, aún está vigente en el inconsciente colectivo, presentando reminiscencias en nuestro comportamiento físico, emocional o intelectual. Los símbolos Masónicos tienen como propósito generar ideas o respuestas a preguntas filosóficas como: ¿Qué o Quién soy?, ¿Qué es el alma? o ¿Qué es Dios? entre otras más.

Los símbolos, alegorías y ceremoniales Masónicos, tiene como objetivo generar pensamientos que expandan las consciencias de los participantes, y eleven sus mentes de lo concreto al ideal, de lo objetivo a lo subjetivo,  de lo visible a lo invisible, de lo físico a lo espiritual.

Los símbolos pueden cambiar o ser diferentes en sus formas, según sea la tradición o escuela que los presentan, pero muchos de ellos conservan la misma esencia y espíritu que precede la forma. Como es el caso del Cristo crucificado y la letra “G” en medio del compás y la escuadra circulado.

 El circulo, la escuadra, el compás y la letra “G”.

Ocasionalmente observamos el compás y la escuadra dentro de un círculo, símbolo del infinito, dado que no tiene principio ni final, como el Uróboros la serpiente que se devora la cola, que viene siendo la materia primordial con que todo fue hecho, en un ciclo eterno de nacimiento, crecimiento y muerte de las formas. También simboliza los límites de acción del universo material.

El compás simboliza el aspecto espiritual del cosmos, sus extremos simbolizan  las letras hebreas “Yod” el fuego, y la “He” el aire;  La escuadra simboliza el  aspecto material del  cosmos, y sus dos extremos a las letras hebreas “Vau” el agua, y la “He” la tierra, que uniendo las cuatro, nos dan el nombre de YHVH (יהוה); La conjunción del compás y la escuadra dio origen a la consciencia, la letraGo la letra hebrea “Shin” (ש), Transformando el cuaternario en quinario pasando de YHVH (יהוה), a YHSVH (יהשוה). Lo anterior dentro de la simbología del Gr.18 Caballero Rosacruz, vendría siendo la cruz con sus dos barrotes, cuatro extremos y la rosa en la intersección como el consciencia… Pero más que la consciencia, sería la Psique. 

Se dice que Jesús el Cristo fue el hijo primogénito (Col. 1:15-17) y unigénito de Dios (Jn. 3:16), el resto son hechuras (Ef.2:10). Esto me lleva a pensar que se está hablando de la materia primordial con que fue hecha la escuadra. Y el compás como la energía primaria o el aliento de Dios que al emitir su nombre o “palabra perdida”, engendro movimiento y vida, y por consiguiente consciencia.

Conclusión:

Se nos dice que Dios es el todo absoluto, por lo tanto, el universo como la humanidad son Dios. Pero paradójicamente la parte jamás será igual al todo, sin embargo, toda evolución de la parte es la evolución del todo… “Dios deseo conocer a Dios, y para ello creo un espejo para verse a sí mismo”. La consciencia nos define. Y conocer implica como principio, poseer consciencia, saber más implica crecer, expandir o aumentar nuestra consciencia, lo cual me lleva a preguntarme: ¿Acaso Dios es un ser en formación que está evolucionando junto al universo y la humanidad? O ¿Acaso Dios genero por su propia naturaleza al universo sin darse cuenta, como el sol que hace germinar las plantas sin ser consciente de ello, y ambos viven separadamente sin ser conscientes uno del otro?, “Quizás lo que llamamos Dios es la energía y fuerza cósmica que dio origen y sostiene todo cuanto existe?… Sin embargo, nada invalida que a través de la consciencia humana, el universo y sus fuerzas o dioses, se conozcan a sí mismos.

El circulo, compás, la escuadra y la letra “G”, es el maestro y consciencia universal (1), Jesús el Cristo cósmico (2), la materia primordial, que en sus ansias por conservar su existencia y consciencia, no permanece estático, sino cambia y se transforma en múltiples formas y seres vivientes, en un ciclo sin fin de nacer, crecer y morir, en un esfuerzo por experimentarse y conocerse a sí mismo.

Todo tiene un mismo origen y todo es lo mismo en diferente grado vibratorio (4), en realidad lo que se genera entre el compás y la escuadra, o entre los maderos de la cruz, es la consciencia, ésta a la psique, y a su vez genera al ego, que este último, no es un ser real, sino la personalidad del alma que se ha identificado con las exigencias del cuerpo físico y la sociedad, al grado que la ciencia oficial de la psicología, considera al “ego” como el “Yo”.

La luz que se pide el pueblo masónico para él iniciado al primer grado de la Masonería, es la consciencia ordinaria, la gran luz que pide el Orador para el recipiendario, es la consciencia del alma liberada de la ilusión de la materia y la sociedad… Pero más aún, es la autoconsciencia del alma.

“Hombre conócete a ti mismo, así conocerás al universo y a sus Dioses” (3)

Fraternalmente.

 

Lázaharo Hael. M,’, M,’,

 

Nota:

Por la naturaleza de nuestra propia mente, todo escrito siempre será inconcluso.
Palabras,  símbolos y alegorías, no son verdades por sí mismas, solo señalan hacia ellas.
El presente, son, reflexiones y meditaciones personales, no necesariamente representan la opinión de la orden.
No escribo para todos, sin embargo, todos son invitados a leer; “El que tenga oídos, que oiga” Mt. 4:23.
Culiacán, Sinaloa. México. Escrito: martes 13 de febrero del 2018.

Bibliografía:

Liturgia Compañero Masón.
(1).- Liturgia Príncipe Rosacruz Gr.18.
(2).- Manual del Caballero Rosacruz Gr. 18.- Aldo Lavagnini.
(3).- Frontispicio del templo de apolo en la Grecia Antigua.
(4).- El deísmo (del latín deus: «dios»).- Es la postura filosófica que acepta el conocimiento de la existencia y la naturaleza de un Dios o más dioses, a través de la razón y la experiencia personal, en lugar de hacerlo a través de los elementos comunes de las religiones teístas como la revelación directa, la fe o la tradición. En general, un deísta es aquel que se inclina a aseverar la existencia de un Dios supremo o más, pero no necesariamente practica una religión,

La Letra G


Prefacio:

El simbolismo es como un prisma de múltiples facetas y todas posee varios matices de acuerdo al ángulo y rayo de luz que lo ilumina, de tal modo que en su interpretación mucho dependerá del acervo cultural y grado de consciencia de quien lo observa. Por lo anterior, no se sorprendan de que existan algunos escritos que difieran en algunos puntos con el presente, pero lejos de desacreditarnos, se enriquecen mutuamente.

La letra “G” en ocasiones es sustituida por la décima letra hebrea “Yod” y en otras por el “Ojo de Horus”, alegóricamente las tres formas representan el principio y final, el alfa y el omega, la materia primordial y el Cristo. Lo anterior, posee oculto e implícito el motivo final de nuestros estudios masónicos y las respuestas a: ¿Quién Soy? Y ¿Cuál es el propósito de nuestra existencia terrestre?

“Los cielos hacen temblar la tierra, pero la tierra también hace temblar los cielos” de tal modo que con la evolución de las partes, es la evoluciona del todo.

El simbolismo me recuerda al esquimal que hacia un pequeño orificio en la superficie congelada de un rio, y ahí introducía su anzuelo sujeto con un pequeño sebo esperando que a algún valioso pez le sea agradable la “carnada” y la coma, para así poder pescarlo y sacarlo a la superficie. Nuestro cebo es el símbolo, lo introducimos por nuestra mente consciente hasta lo más profundo posible de nuestra psique, esperando que la memoria más arcaica o la más actual responda con un nutritivo pez.

Como siempre, notaran que toco ligeramente enseñanzas de grados superiores, pero es con el fin de motivar a los C,’, M,’, a avanzar en grados y conocimientos Masónicos.

“LA LETRA G”

¿Sois compañero Mason? … Conozco la letra “G” (*).

“Cada idea tiene una palabra, cada palabra tiene una forma y cada forma tiene un número”.  El número tres es propio del A,’, M,’, y hace referencia a las tres primeras letras hebreas de: JHVH (יהוה): Fuego, aire y agua, las cuales se sintetizan en la cuarta y última letra, que simbólicamente viene siendo la “Tierra o Materia”; El número del C,’, M,’, es el cinco, y hace referencia a los cinco sentidos del ser humano, pero más exactamente a la quinta esencia del ser humano, la consciencia; El ser humano es dual en su naturaleza, por el compás o espíritu y la escuadra o materia, y triple en su manifestación por la letra “G” o el Genio Pensador.

Uno de los temas a estudiar en el grado de C,’, M,’, es la simbólica letra “G”, que se encuentra entre el compás y la escuadra, e igualmente en medio de la estrella flamígera de cinco puntas. Muchos escritores le dan varios significados como: God (dios), Genio, Geometría, Gnosis, Generación, Gravedad, y así podríamos seguir mencionando palabras que empiezan con la letra “G” con loables atributos, pero me parece que la palabra más acertada después de “Genio” es “God” el dios que mora en el interior del hombre.

Los materialistas sostienen que la materia es primero a la idea, pues la propia mente del hombre es producto de la materia altamente organizada, mientras que los idealistas sostienen que la idea es primero a toda creación.

Un importante número de personas, sostienen que “Dios la causa primera” es omniconsciente y omnisapiente, y que JHSVH (יהשוה) es su hijo primogénito y unigénito, o sea la materia primordial que ya desde antes a toda creación, formaba parte de la naturaleza de Dios, y por lo tanto, ya poseía en su seno la potencialidad de la que habría de ser la consciencia y mente. Por lo tanto, La consciencia es en el hombre inmanente y trascendente al mismo tiempo.

El simbólico mandil del C,’, M,’, tiene como trasfondo el color blanco, lo que sugiere la idea del alma y consciencia universal (1), mientras que el color verde de sus adornos más las dos espigas de trigo, sugiere la idea de la madre naturaleza, y la letra “G” en medio, vendría siendo la mente o el verbo creador.

Algunos mandiles presentan una pequeña “llave” que pende de donde se cruzan las dos espigas de trigo o de un triángulo con la punta hacia abajo. La llave con una “Z” en su parte más ancha, es la joya del C,’, M,’, y hace referencia a la llave de marfil, símbolo del poder interior e intelectual humano, con la cual será posible abrir el arcón de los misterios divinos, pero aún le faltara conocer donde se encuentra la cerradura y como ha de introducirla la “llave” para lograr tan caro propósito.

El A,’, M,’, sabe intelectualmente de la existencia del alma. El C,’, M,’, debe aprender interiorizar su conciencia y lograr dialogar con su ser interno. El M,’, M,’, alcanza la verdadera maestría cuando logra convertirse en Hiram Abif, pero no alegóricamente como en el ritual de exaltación, sino siendo realmente uno su “Yo-ego” y su alma.

La moral, buenas costumbres y filantropía, solo son el principio del sendero. El propósito del Real Arte de la Masonería, es alcanzar su propia esencia inmortal, el alma, el sendero esta insinuado en las frases “Solve Et Coagula” o de “Mohabon”,  disolver o desprenderse de la carne o mundo material y coagular aquello que está disperso, difuminado o velado por la materia, vuestra propia alma o ser interno… Pero esto lo veréis más ampliamente en los grados de la cámara dorada; La liturgia C,’, M,’, dice: “La Masonería, como el campo del labrador, no entrega su tesoro sino al hábil y atrevida mano que sabe buscarle”.

El ritual físico de aumento de salario para alcanzar el grado de C,’, M,’, es un ritual alegórico de una realidad que trasciende toda forma. Los tres traidores que intentaron dar muerte a Hiram Habif (Alma humana), son el cuerpo físico, emocional e intelectual, y ¿Quién es el que busca el sepulcro de Hiram Abif?, ¿Quiénes son los tres viajeros que buscan  la bóveda de Enoc en el Rito de York?, ¿Quién es el que busca el nombre perdido de Dios?…El mismo que os dificulta encontrarla: Vuestro propio “Yo-Ego”.

Concluyo sin terminar:

Repito: Quien no ha sido consciente aunque sea por unos segundos, de la presencia de su  propia alma cuando sostiene un dialogo interno con su ser, no conoce la letra “G”.

 “La revelación del secreto no está en las palabras, sino en el espíritu”

Fraternalmente.

 

Lázaharo Hael,’,

 Nota:
Palabras, símbolos y alegorías, no son verdades por sí mismas, solo señalan hacia ellas.
El presente son reflexiones y meditaciones personales, no necesariamente representan la opinión de la orden.
No escribo para todos, sin embargo, todo son invitados a leer.
Escrito: Culiacán, Sinaloa. México. Jueves 07 de diciembre del 2017.

Bibliografía: 
Liturgia del A,’, M,’,
(*).- Liturgia del C,’, M,’,
(1).- Liturgia del Gr. 18 Caballero Rosacruz.
(2).- Liturgia del M,’, M,’, Gr.3.
(3).- Manual del Compañero Mason.- Aldo Lavagnini.

Acacia e Inmortalidad


Prefacio.

El presente tiene como trasfondo la historia de Hiram Abif, un “mito-alegórico” plagado de simbolismo místico, cuya interpretación debe efectuarse desde una óptica totalmente subjetiva, la cual estará acorde y tan profundo como el acervo cultural que porte el que lee o escuche. Las palabras no son verdades, sino símbolos.

 “ACACIA E INMORTALIDAD”

  Al inicio de los trabajos en tercera cámara, el M,’, R,’, M,’, pregunta:

 ¿V:. H:. Prim:. Vig:. Sois Maestro Masón? (*).

La acacia me es conocida

¿Dónde la conociste?

Sobre la fosa de nuestro venerable M,’, Hiram Abif.

¿Qué significa esa frase, M:. V:. H:. Seg. Vig?

Qué sé cómo se alcanza la inmortalidad.

¿Qué es la inmortalidad, M:. V:. H:. Prim:. Vig:.?

El pensamiento elevándose a su idealidad y tomando posesión de su propia divinidad.

¿Qué más hallasteis en ella?

Un triángulo de oro purísimo con el nombre de Dios.

La idea de la inmortalidad está muy unida en la mente del hombre con Dios, pues se supone que él es inmortal, absoluto, perfecto e infinito entre otras cosas más. Pero: “Sabed que ningún hombre vivo puede conocer a Dios más por el pensamiento; No busquéis adivinar los atributos del creador, pues sólo podréis darle los que pertenecen al hombre” (6). “Nadie ha visto jamás a Dios” Jn. 1:18

La acacia es un símbolo de la inmortalidad. Observamos el universo visible e inferimos la existencia de “Dios la causa primera”, pero la parte jamás serán igual al todo, y Dios es el absoluto. Entonces ante la imposibilidad de conocerle, le creamos como el ideal más sublime que somos capaces de imaginar, y le asignamos atributos como: perfecto, infinito, absoluto y eterno entre otros más. Como si el hombre imperfecto, finito, y relativo pudiéramos ser conscientes de tales atributos. De tal modo que existen dos Deidades: “Dios causa primera” y el “Dios-ideal” y ambos se definen mutuamente y evolucionan en la mente del hombre en un proceso simbiótico hacia la mutua realización; Este es el ideal al cual aspira el M,’, M,’, porque solo a través del “Dios-Ideal” es posible acercarse  al “Dios-Primero”… Alguien que no recuerdo, escribió: “Nadie puede llegar a Tiphareth (Sephirah de los dioses solares o Cristos en la cábala) si antes no copula con su musa”.

El Rito de York habla del hombre completo y el hombre perfecto (2).

Se dice que además de la acacia, se encontró en la tumba de Hiram Abif un delta de oro purísimo con el nombre de Dios. La tradición ancestral arcaica de los judíos, habla de la destrucción del templo de Dios y en ese lapso se perdió el nombre original de la deidad, adoptando como sustituto el de JHVH cada una de las letras hebreas que lo constituyen, se relacionan con los cuatro elementos de la naturaleza: Tierra, Agua, Aire y Fuego, pero también tienen relación con el hombre físico, emotivo, intelectual y espiritual.

Desde la óptica de la psicología mística, las letras del nombre de JHVH (יהוה) asumen el siguiente significado: La primera letra es la “Yod” seria el “Yo” el alma y esencia del hombre, la segunda letra y primera “He” seria el “No-Yo” la substancia o cuerpo físico, la tercera letras seria la “Vau” el “Yo-Ego” un ser sincrético producto de la unión de dos elementos, y sintético por no ser original, sino virtual y circunscrita  existencialmente  a la presente encarnación. Este ser, es la parte de nuestra mente que nos relaciona con el universo circundante. Esta triada se sintetiza en la última letra y segunda “He” que vendría siendo el “hombre completo”, una nueva “Yod” en una octava superior que será origen de un nuevo cuaternario.

Kadosch o Divinidad es perfección. Sin embargo lo absoluto es propio de Dios, y la mente del hombre trabaja en forma relativa. De tal modo que cuando el retejador Masónico dice: “Toma posesión de su propia divinidad”, se refiere al “Ideal-Dios”, y dentro de este esquema, “El hombre completo” vendría siendo JHVH (יהוה),  y “ El hombre perfecto”  seria  JHSHV (יהשוה), la diferencia estriba en la consciencia individualizada simbolizada por la letra No. 21 del alfabeto hebreo, la “Shin” (ש) que es relacionada con el fuego del espíritu santo, y que ha aparecido en medio del tetragrama dando origen al pentagrama.

Hiram Abif viene representando la consciencia individualizada de la consciencia cósmica y del alma universal (1)/(5),  El ataúd en que se encuentra es el cuerpo físico, y el desierto es el universo caótico.

La presente identidad y personalidad, es producto de nuestra formación idiosincrática de la actual encarnación. Si tenemos existencia espiritual y aceptamos la palingenesia o reencarnación como lo expresa la liturgia del M,’, M,’, obvio es pensar que cada ciclo de reencarnación tendremos diferente identidad y personalidad, entonces: ¿Quiénes o Que somos?… La respuesta es: “La palabra perdida”, que no es otra cosa que nuestra propia alma y consciencia prístina, nuestra esencia o ser,  pero leerlo o escucharlo no es saberlo, alguien dijo: Saber es experiencia, lo demás es información”. Al escuchar esto, el Caballero del Real Arco Gr. 13 Clama: “Inveni Verbum In Ore Leonis”. Para los interesados que deseen ampliar este frase: Tiene relación con “La fuerza” VIII carta de los arcanos mayores del Tarot, que se encuentra en el sendero que une a Kether la corona y cuyo Dios “Ehié Asher Ehié”  con Tiphareth el Trono de Salomón, la sephirah de los dioses solares, los Cristos. Carta que tiene relación con la palabra “serpiente” que en hebreo se escribe igual a “Bronce”. Y por último, con la palabra “Vitriol” o “Vitriolvm” (3) que es un acróstico y se encuentra en el cuarto de reflexiones y tiene que ver con la alquimia: La sal, el azufre, y  el mercurio.

Somos conocimiento de lo que creemos ser. Si tal conocimiento se pierde al morir nuestro cuerpo físico, dejamos realmente de existir aunque nuestro cuerpo material continúe existiendo en otros cuerpos de la naturaleza, y nuestra alma continúe existiendo en el alma universal (1)/(5). Aún más, si renacemos, tendremos otra personalidad diferente a la anterior y fundamentada en nuevos conocimientos idiosincráticos…Entonces, ¿Dónde quedo la inmortalidad?

La consciencia no es el ser, sino una facultad del ser. La inmortalidad consiste en conservar y ser consciente de cuanto fuimos, somos y potencialmente seremos o “Ehié Asher Ehié” la frase del Arco Real del Rito de York, y la deidad de Kether la primera sephirah de la cábala. El humano es un medio para que el alma despierte su autoconsciencia y evolucione, porque el humano es finito y morirá, mientras que el alma, suponemos que es infinita y eterna.

El hombre posee cuatro cuerpos: El físico, emocional, intelectual y espiritual, y cada uno de ellos posee su particular tipo de consciencia. Los ángeles y demonios que moran ahí,  deberán ser vencidos por el hombre, de lo contrario os seducirán y permanecerás cautivo a su voluntad y caprichosos en su reino. Pero esto no lo puedes hacer suplicando con voz trémula y plañidera como un mendigo que suplica por un migaja de pan, sino con fuerza y poder para someterlos y os lleven sobre sus hombres al reino superior.

La verdadera inmortalidad es la unión del “Yo-Ego” con el “Yo-Alma”,  es conservar autoconsciencia de nuestra propia existencia, de cuanto fuimos, somos y potencialmente seremos. … Recuerda: A la cena del olimpo solo asisten los dioses.

Existen dos senderos para accesar la consciencia del alma. El sendero de la serpiente o del teúrgo que utiliza el ceremonial para que por medio de la exaltación emocional llegar hasta la consciencia del alma y ser uno con ella; El otro es el del vuelo de la flecha, o del místico, que por medio de la meditación, inhibe los sentidos que nos ponen en contacto con el mundo exterior, y silencia su mente para adentrarse en el reino interior, donde libre de toda atadura material,  une su “Yo-Ego” con el “Yo-Alma”.

Esto lleva tiempo y no es para todos, no porque sean menos uno de otros, sino porque cada quien tiene su momento y su sendero, porque aún las personas que habitan en la oscuridad profunda del amazonas, como aquellas mentes brillantes de la ciencia, teología y mística, tienen su propio sendero… Pero ineludible e irrevocable, todos sin excepción, estamos citados por la divinidad, para asistir a la apertura de la tumba de Hiram Abif, de Christian Rosenkreuz o a la Bóveda Secreta de Enoc… y a nadie le es posible faltar.

Para conocer la inmortalidad que es el alma, primero debe ser un triunfador y dominador de tu propia naturaleza animal, sensual e intelectual, ellas no son tus enemigas pero debes aprender a dominarlos para que te conduzcan sobre sus hombros al siguiente reino superior y así algún día llegar al reino del alma y desposarte con ella… Porque nosotros somos el “Yo-Ego” el príncipe azul de los cuentos de niños, que ansía encontrar a la princesa, la bella durmiente el “Yo-Alma”, y con un beso despertarla y unirse en matrimonio con ella.

El sacerdote cuando oficia el ceremonial de un matrimonio dice: “Lo que Dios a unido, no lo separe el hombre”, no se refiere a la unión del hombre y mujer, sino a la unión del hombre físico con el alma, que es lo que verdaderamente unió Dios, este es el hombre completo, y el hombre perfecto o divino, es la unión de nuestra alma individualizada con el alma cósmica, y la inmortalidad es conservar siempre autoconsciencia nosotros mismos.

Hasta hoy, es cuanto mi opinión, pensar y sentir.

“El que tenga oídos, oiga: Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios” Ap.2:7. “El que venciere, no recibirá daño de la segunda muerte” Ap. 2:11. “Al vencedor le daré del maná escondido y le daré una piedrecita blanca, y grabado en la piedrecita un nombre nuevo, el cual nadie conoce sino aquel que lo recibe” Ap.17.

“Spes Mea In Deo Est” (4).

Fraternalmente.

 

Lázaharo Hael. M,’, M,’,

Nota:
Palabras,  símbolos y alegorías, no son verdades por sí mismas, solo señalan hacia ellas.
El presente, son, reflexiones y meditaciones personales, no necesariamente representan la opinión de la orden.
No escribo para todos, pero todos son invitados a leer.
Culiacán, Sinaloa. México. Martes 14 de noviembre del 2017.
 
(*).- Liturgia Maestro Mason Gr. III.
(1).- Liturgia Gr. 18 Caballero Rosacruz del Rito Escoces.
(2).- El Arco Real y su significado oculto.- George H. Steinmrtz.
(3).- Visita Interiora Terrae Rectificando Invenies Occultum Lapidem Veram Medicinam («Visita el interior de la Tierra, y rectificando encontrarás la piedra oculta que es la verdadera medicina».)
(4).- Liturgia Sublime Príncipe del Real Secreto. Gr. XXXII.
(5).- Liturgia Aprendiz de Masón.
(6).- La liturgia del Gr. 13 Caballero del Real Arco.
Biblia de estudio Reina-Valera.

JEHOVÁ


Prologo:

Nuestra mente funciona bajo estímulos, y una forma de estimularla es la escritura, es un proceso cognitivo que aprovecha la naturaleza propia de nuestra mente, la cual posee la particularidad sui generis de atraer ideas afines a un pensamiento sostenido o analizado por ella, de tal modo que escribir para mí, es una necesidad que intenta satisfacer mi ansia por encontrar respuestas y saber.

El presente está escrito bajo la óptica de la filosofía del misticismo esotérico, no desde la perspectiva religiosa. El trazado está preñado de fuerte simbolismo alegórico (5) que no debe confundiros, porque la letra es la forma, y la idea o espíritu que intenta comunicar, es el contenido.

El lenguaje del simbolismo alegórico es un tanto plástico, su significado es polivalente asumiendo su valor final según sea el contexto, teatro y actores donde se presenta. Las diferentes escuelas y tradiciones de misticismo esotérico, manejan símbolos diferentes en su forma pero igual en su contenido. Cada idea tiene una palabra, cada palabra tiene una forma, cada forma tiene un número… “El que tenga oídos, oiga” Mt. 11:15.

“JEHOVÁ”

La humanidad a través de la historia,

Ha tenido y tiene actualmente muchos dioses, sin embargo, todos solo son atributos del Dios único. Se estima que la población mundial es de 7300 millones de personas, y cada una de ellas, incluyendo creyentes, científicos y ateos, dan existencia a su propio dios, todos diferentes aunque le llamen por el mismo nombre y tenga la misma forma, algunos les darán nombres científicos, y otros negándolo le dan existencia. Toda igualdad o diferencia estriba en la capacidad objetiva y subjetiva para percibir, pensar y comprender de cada individuo.

La liturgia del Gr. 13 Real Arco Escoces dice: “Sabed que ningún hombre vivo puede conocer a Dios más por el pensamiento; No busquéis adivinar los atributos del creador, pues sólo podréis darle los que pertenece al hombre”, Por su parte, Juan el evangelista clama: “A Dios nadie le ha visto jamás” (Jn. 1:18), y lo reafirma la liturgia del Gran Elegido, Perfecto y Sublime Masón Gr. 14 que dice: “Dios no tiene nombre”, sin embargo para propósitos cognitivos, didácticos y de  comprensión humana, requerimos  de la forma y el nombre de la deidad aunque éste no tenga nombre. Esto me recuerda al griego Arquímedes que decía: “Dadme un punto de apoyo y moveré al mundo”.

Yom Kippur.

La tradición ancestral Judía, narra que en el Yom Kippur, día de la expiación, era el único momento en que el sumo el sumo sacerdote en el templo y en medio de la algarabía y gritos del pueblo, mencionaba el verdadero nombre de Dios. El resto del año y el pueblo en general, tenían prohibió mencionarlo, sustituyendolo por Adonay, Elohim, El-Shadai, Jehová, Jah, El, JHVH/YHVH entre otros. Al correr el tiempo, se perdió la pronunciación correcta, asumiendo en lo sucesivo que el nombre de Dios seria YHVH/JVHV. Algunos escritores, dicen que la palabra Jehová fue resultado de unir Adonay y YHVH, y algunos más (Judíos) presumen saberla, pero prefieren no vocalizan  por temor a violentar la armonía cósmica.

El alfabeto hebreo posee 22 letras.

Tres son las letras fundamentales o madres, siete dobles y doce simples. Cada letra posee un valor numérico y un símbolo gráfico. Por ejemplo: YHVH/JHVH en hebreo seria: Yod+He+Vau+He. La “Yod” posee el valor de 10, su símbolo grafico es una mano con el dedo índice levantado, símbolo fálico representa el espermatozoide. El primer digito del 10, es el uno, y representa el principio activo y masculino de la fuerza creadora de la deidad,  y el cero inmediato, es el principio pasivo o femenino, el universo, el útero cósmico donde se gestó todo cuanto existe. La “He” cuyo valor es 5, su signo grafico es una “ventana” su título Yetzirático es: “La inteligencia constituyente”, su signo es Aries. La “Vau”  cuyo valor es 6, y significa “Clavo”, símbolo del falo, símbolo del poder creativo y la voluntad mágica universal. Ésta triada se sintetiza en la segunda “He”.

“Dios deseo conocer a Dios, y para ello creo un espejo”.

La “Yod” o “Yo” no puede definirse por sí sola, sino en relación con su opuesto, pero al no existir nadie además de ella, el “Yod” o  10 se divide a sí mismo por la mitad, generando la primera “He” o “No-Yo” con valor de 5, como lo menciona en diferente forma el primer capítulo de evangelio de San Juan. La unión del “Yod” y la “He” generan un nuevo elemento “sintético”, o sea que no es prístino, puro u original, sino producto de dos elementos que anteriormente se unieron originando el Yo-Ego, el hombre encarnado, el conciliador de los opuestos, la “Vau” o el hijo con valor de 6, que emerge de la sumatoria: 10+5=15=5+1=6. Esta triada generan por matemáticas de conjunto una nueva unidad, la familia, o sea la última “He” que viene siendo la “síntesis” de las tres anteriores, y que se convierte en una nueva Yod en una octava superior que será principio y origen de un nuevo conjunto o cuaternario con un grado de consciencia más complejo y superior, y así sucesivamente.

La “Yod” es la célula primaria del nombre de YHVH, donde por un proceso similar a la mitosis celular, se divide, multiplica y une una y otra vez formando tejidos, órganos y sistemas cada vez más complejos como lo es el cuerpo del hombre humano, que después de todo, sigue siendo una célula en una octava superior, una macro célula que tarde o temprano formara nuevos organismos más complejos aún… El universo manifiesto es una ecuación matemática, donde Dios es la incógnita, el valor a encontrar, y el hombre es el elemento clave para la solución.

En la cábala hebrea, cada sephirah, triangulo o mundo da origen a la siguiente como una proyección o sombra del anterior. Algunos cabalistas asemejan a las sephiroth como “vasijas” donde el flujo de energía o “agua vida” procedente de Dios, las llena y reboza generando un flujo que crea una nueva “vasija” que contenga el derrame.

Aparentemente, la palabra griega “Teo o Theo” (Dios), proviene de la palabra “movimiento“ o fuerza que desestabiliza forzando a encontrar nuevos elementos o formas conciliatorias de estabilización.

En la Cábala Hebrea.

La Masonería del Rito Escoces tiene fuerte relación con la Cábala Hebrea, siendo  frecuentemente señalada por escritores como: Aldo Lavanini en el “Manual del Maestro Secreto”, como también C. W. Leadbeater en su libro: “La Vida Oculta en la Masonería” entre otros más. Sin embargo, existen Masones de edad masónica y bilógica avanzados, que se aferran neciamente a aceptarlo, a pesar de que la liturgia del Sublime Príncipe del Real Secreto Gr. 32. Menciona literalmente a la Cábala hebrea como su base o fundamento, y no solo de ella, sino de todas las religiones del mundo.

La letra “Yod” (3) se le atribuye a la sephirah “Chokmah”, la sabiduría, el padre, La primera “He” se le atribuye a Bina, el conocimiento, la madre, que vendrían siendo: El Adán y Eva supernos, y la letra “Vau” se le atribuye a “Tiphareth” belleza, el hijo, y la última “He” se le atribuye a “Malkuth” la sephirah representativa del planeta tierra.

Ahora bien, las cuatro letras de JHVH  en hebreo: Yod+He+Vau+He, se relacionan con los cuatro elementos de la naturaleza: Fuego, Aire, Agua y Tierra (4), pero también con cuatro importantes elementos que constituyen al hombre: Espíritu o alma, Psique, Emociones y cuerpo físico.

La “J” de Jehovah es la décima letra del alfabeto latino, como la “Yod” lo es del alfabeto hebreo, y la “Y” de YHVH por la latinizar vocalmente la “Yod”;  ADÁN es la Yod, letra que tiene como símbolo el fuego del espíritu y voluntad creadora. EVA ES: “HVH” o HOVA O HEVA (1), que al estar unidos en una sola palabra, representan al Adán Kadmón, el Adán andrógino y primigenio.

La primera letra madre del alfabeto hebreo es “Alef”.

La Alef tiene el valor de “uno”, sin embargo, la pura “idea o mente” no lograría la creación, se requiere manos, como el hombre necesita la mujer para multiplicarse por el hijo, de ahí que la “Yod” que posee el valor de 10, la potencialidad del masculino y femenino, viene siendo el principio del cuaternario y de todo cuanto es. Puesto que todas las letras del alfabeto hebreo, con que alegóricamente se supone utilizo Dios para crear el universo, poseen en sus formas a la “Yod”. La sumatoria del nombre de YHVH/JHVH (Yod+He+Vau+He) 10+5+6+5=28 que en sumatoria filosófica resulta: 10, que viene siendo la “Yod”, y si la reducimos más, dará como resultado el uno, el principio de toda progresión numérica.

Se dice que Dios es “como” una fuerza consciente

Que conforme desciende por los mundos, cobra forma y nombre según la armonía con ellos. Por ejemplo: La sephirah Kether (Corona) Dios toma el nombre de Ehié, en Chokmah (Sabiduría), Dios es Jehovah, y en Bina (Entendimiento) Dios es: Jehovah Elohim. De tal modo que J’hovah no es el Dios padre, Dios primero o principio y causa de cuanto existe, sino el líder de los Elohim (2), los creadores del universo, aquellos que dijeron: “Hagamos al hombre a nuestra imagen conforme a nuestra semejanza” Gn.1:26. Y repitieron diciendo: “He aquí el hombre es como uno de nosotros” Gn. 3:22. Elohim, seres andróginos y plurales, como el Adam Kadmón o Adam primigenio, cuando aún los elementos masculino y femenino del universo no se diferenciaban.

Concluyo sin terminar.

El presente no tiene la intensión de enseñar, sino de haceros pensar, y en eso me incluyo yo. El J’Hovah como el Adam Kadmón o el Adam Primigenio, también, tiene cierta semejanza con la Consciencia y alma Mundi (Alaya) de la que habla Blavatsky, o el alma y maestro cósmico que menciona la liturgia del Grado 18 Caballero Rosacruz del Rito Escoces, de la cual procede el alma y consciencia “aparentemente” individualizada del hombre, y digo “aparentemente” porque a pesar de haber emergido del alma y consciencia cósmica, jamás deja de formar parte de ella… De lo anterior se deduce que la evolución de la parte, forma parte de la evolución del todo. “El cielo es mi trono y la tierra el estrado de mis pies” (Is.66:1), “

El hombre no puede ver cara a cara a Dios,  de ahí que observando lo visible infiere la existencia el mundo invisible. Se dicen muchas cosas sobre Dios, por ejemplo que Dios no es un Dios terminado, sino en proceso de formación, donde a través de la evolución de los incontables seres vivos que pueblan el universo, él evoluciona también. Otros dicen que Dios es perfecto, infinito, absoluto y omnipresente entre otras cosas, como si el hombre en su imperfección, finitud y relatividad pudiese ser consciente de lo que es perfecto, infinito, absoluto y omnipresente.

Dios, J’hová, YHVH o como le quieran llamar, es una fuerza y consciencia cósmica, que ante la dificultad de la capacidad restringida del hombre para comprender, le ha llamado Dios, y le ha asignado diferentes nombres, formas y atributos. El hombre viendo el universo fenomenal ha inferido la existencia de Dios, e intenta traer al noúmeno a la realidad fenoménica y viceversa.

Si Dios es el todo absoluto, entonces usted, yo y todo cuanto existe es Dios. Pero recordemos que la parte no es igual al todo, de ahí las palabras y promesa de la serpiente a Eva: “Seréis como dioses”, jamás les dijo que serían Dioses, sino algo parecido.

La “Vau” el ser sintético viene siendo, el “Yo-Ego”, el hijo, un ser virtual y circunscrito a la presente encarnación, o sea que mientras el compás y la escuadra permanezcan unidos, existirá la “G”… Somos información de nuestras propias experiencias en cuanto somos o fuimos, y quien rescata tales valores, en el momento de nuestra transición, vendría siendo la “Yod”, el alma individualizada que jamás dejo de formar parte de la inmortal alma y consciencia cósmica que menciona la liturgia del Caballero Rosacruz Gr. 18.

El libro es una extensión del escritor, pero el autor permanece separado de él para así poder modificar, agregar o borrar a su creación y  poder desde una perspectiva más amplia y libre, retroalimentarse en el desarrollo de la historia; La parte jamas será igual al todo, sin embargo, toda modificación evolutiva o involutiva de las partes, siempre afectara al todo o su creador.

Repito: El presente no tiene la pretensión de enseñar, sino de haceros pensar, y en eso me incluyo yo. Porque todos, estamos en la búsqueda de la famosa “palabra perdida” o el “Que o Quien Soy”. El presente solo son reflexiones y meditaciones personales con la intensión de  provocar pensamientos en mí mismo y de quien me lee. La comprensión de todo escrito, es producto de las palabras que leemos y la mente de quien lo lee. Una particularidad de la mente humana, es que atrae pensamientos afines a la lectura, de tal modo que existe un segundo escrito en los mundos internos del ser, que espera ser llamado hasta nuestra mente consciente.

Podemos considerar lo que escuchamos y leemos, pero jamás dejar de pensar por uno mismo, porque solo sabremos a través de nuestras propias ideas y conclusiones. La filósofa griega Hipatia de Alejandría decía: “Defiende tu derecho a pensar, porque incluso pensar de manera errónea es mejor que no pensar.”… “El hombre no es la realidad del universo y sus dioses, pero sí de su propia realidad”.

Todo escrito siempre será inconcluso por la propia naturaleza de la mente del hombre, ni tendrá la claridad precisa para quien lo lea, puesto que más para ser leído por otros, es para el mismo autor, sin embargo, “quien tenga oídos para oír y ojos para ver”, comprenderá.

Dios es un noúmeno, un enigma muy difícil de descifrar que se esconde más allá de todos los dioses que la humanidad ha tenido, tiene y tendrá.

Existe una máxima que dice: “Nada está verdaderamente oculto, lo que sucede es que no sabemos verlo”, Mientras que nuestra liturgia Masónica  del Grado de aprendiz dice: “El secreto Masónico es inviolable por su propia naturaleza” (4).

Por hoy, es cuanto mi opinión, pensar y sentir.

“Spes Mea In Deo Est”

Fraternalmente.

Lázaharo Hael,’,

Nota
Palabras,  símbolos y alegorías, no son verdades por sí mismas, solo señalan hacia ellas.

El presente, son, reflexiones y meditaciones personales, no necesariamente representan la opinión de la orden.
No escribo para todos, pero todos son invitados a leer.
Culiacán, Sinaloa. México. Miércoles 20 de septiembre del 2017.

Bibliografía:
Tarot de Marsella (Tarot de los Bohemios).-  Papus (Gerard Encausse.
Un Jardín de Granadas (Introducción a la Cábala).- Israel Regardie.
La Doctrina Secreta.- Helena Petrovna Blavatsky.
Sepher Yetzirah.- Colección Martinista.

1).-“Jehovah  (Hebreo).-  “El nombre judío de la Divinidad, J’hovah, es un compuesto de dos palabras, a saber: Jah (y, i o j, Yod, décima letra del alfabeto hebreo) y Hovah (Hâvah, o Eva)”, dice una autoridad cabalista, Mr. J. Ralston Skinner, de Cincinnati, E. U. de América.  Y, además, “la palabra Jehovah, o Jah-Eva, tiene la misma significación de existencia o ser como varón-hembra”.  Helena. P. Blavatsky.
2).- “Elohim  (Hebreo).-  Llamado también Alhim, pues tal palabra se escribe de diversas maneras.  Godfrey Higgins, que ha escrito mucho acerca de su significado, siempre la escribe Aleim.  Las letras hebreas que componen este nombre son aleph, lamed, hé, yod, mem y son numéricamente 1, 30, 5, 10, 40 = 86.  Parece ser el plural del nombre femenino Eloah, A L H, formado por la adición de la forma plural común I M, que es una terminación masculina, y por esto el todo parece implicar las emitidas esencias activa y pasiva.  Como denominación más completa I H V H ALHIM, Jehovah Elohim.  Como Binah lleva hacia adelante hasta siete Emanaciones sucesivas así se ha dicho que Elohim representa un séptuplo poder de la Divinidad. (W.W.W.)
Al principio, los Elohim eran llamados Achad (Uno), o la “Deidad, Uno en Muchos”; vino después el cambio; al septenario Elohim lo transformaron en un Jehovah: “Jehovah es Elohim unificando así la multiplicidad y dando de esta suerte el primer paso hacia el monoteísmo, a despecho de lo que leemos en el Génesis (III, 22): Y dijo el Señor Dios: he aquí el Hombre se ha hecho (o es) como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal”.  Los traductores de la Biblia designan los Elohim con el nombre de “Dios” o “Señor Dios”.  Es de advertir que el “Dios” del primer capítulo del Génesis es el Logos, y el “Señor Dios” del segundo capítulo se refiere a los Elohim creadores, los Logos menores.  (Doctr. Secr., passim.)]  (Helena. P. Blavatsky).
3).- Liturgia Maestro Secreto Gr. 4:  <>.
4).- Maestro Perfecto:  << La creación, según los antiguos filósofos se compone de cuatro elementos: Tierra, Aire, Agua y Fuego. Ellos representan el universo por el círculo y al planeta que habitamos  por un cuadrado o por una cruz de cuatro brazos iguales.
5).- “Alegoría.- es una figura literaria o tema artístico, que pretende representar una idea valiéndose de formas humanas, de animales, y/o de objetos cotidianos. La alegoría pretende dar una imagen a lo que no tiene imagen, para que pueda ser mejor entendido por la generalidad. Dibujar lo abstracto, hacer «visible» lo que solo es conceptual, obedece a una intención didáctica”. Enciclopedia Wikipedia.

El Hombre, el G.·.A.·.D.·.U.·. y Dios.


Introducción.

Así como existen palabras polisémicas, el simbolismo es polivalente, dependiendo del teatro en que se presentan, es el valor que asumen. Las palabras, símbolos y alegorías, no son verdades por sí mismas, solo señalan hacia ellas.

Nuestra filosofía Masónica, tiene raíces profundas en la tradición Judeo-Cristiana, de ahí que el presente se apoye tocando algunos puntos de la biblia.

Llegar a conocer a Dios, o al G.·. A.·. D.·. U.·. va muy unido al deseo de conocer la esencia prístina del hombre.

“EL HOMBRE, EL G.·. A.·. D.·. U.·. Y DIOS”

Recién ingresado  la orden, le pregunte a un I.·. P.·. H.·. ¿Quién o Que es el G.·. A.·. D.·. U.·.?, Él me contesto: “No es Dios, pero tómalo como algo parecido”.

El mito alegórico por sí mismo, es una fantasía, hasta que lo remitimos al ser humano, y como consecuencia al cosmos; Dios la causa primera, es la energía y potencialidad del universo,  es incognoscible e inefable en su esencia, como el inconsciente humano, el cual se conoce parcialmente o se deduce a través de las manifestaciones de las actitudes y actos del hombre.

El G.·. A.·. D.·. U.·. es la manifestación del Dios Padre, es la energía convertida en fuerza o acción, de ahí que algunos escritores expresen que Hiram Abif, el G.·. A.·. D.·. U.·. o YHVH, haya sido el líder de los Elohim, los cocreadores del universo, o las jerarquías Angelicales que menciona: Enoc, Dionisio el Areopaguita o San Pablo, de la cual, formaban parte los Querubines y Silfos que menciona la liturgia del Caballero del Sol Gr. XXVIII de la Masonería Escocesa.

El G.·. A.·. D.·. U.·. o Jesús el Cristo, es el hijo primogénito y unigénito de Dios Padre, como lo menciona la Biblia en Jn. 3:16 y Colonenses 1:15, el resto son hechuras Efesios 2:10 o San Juan 1:1-5. Es la manifestación de Dios.

Los Cabalistas Hebreos mencionan alegóricamente, que Dios formo una contracción en sí mismo, creando un espacio finito rodeado por el infinito, y al hacerlo, quedó en este espacio residíos o “materia primordial” la cual al ser parte de la naturaleza divina de Dios, ya poseía desde antes del principio de toda creación, la potencialidad de la consciencia y los planos de lo que habría de ser el universo.

Mencionan también: “Dios deseos conocer a Dios, y para ello formo un espejo donde podría verse reflejado” (1), o sea la humanidad; Deepak Chopra menciona en alguna forma: “El universo se experimenta y observa a través del hombre” (2).

El hombre es dual en su naturaleza, como alma y cuerpo, o sustancia y esencia, y como resultante de esta dualidad, triple en su manifestación como hombre consciente encarnado; El hombre al nacer tiene una consciencia instintiva, pero desconoce “Quien o Que es él”, y conforme crece y acumula conocimientos, va formando una identidad o personalidad. Pero de esto, aún hay mucho más que decir para otra ocasión, porque la palabra personalidad, que algunos dicen que es polisémica, y según sus raíces etimológicas, quiere decir “Mascara”, porque no es realmente el ser, sino una identidad virtual y formada por la idiosincrasia y sociedad en que nació y se desarrolló el hombre, sin embargo podemos decir que el hombre a través de sus experiencias vivenciales, trata consciente o inconscientemente conocerse a sí mismo.

El Propósito o deseo de conocer realmente ¿ Qué o Quién es el G.·. A.·. D.·. U.·. ?, va muy unido al deseo del hombre de conocer ¿Qué o Quién Soy?. Robert A. Heinlein dijo: “Tú eres Dios, y yo soy Dios y todo lo que nos rodea es Dios”.

Concluyo sin terminar:

Objeto y sujeto son uno en el fenómeno de la observación, pero en última instancia, los sentidos y consciencia humana condicionan y limitan su propia percepción, de tal modo que, toda realidad es un reflejo del observador. El hombre no es la medida del universo ni de los dioses, pero si es la medida de su propia realidad.

El Dios Padre y el dios hijo, son dos caras de una misma moneda. El primero es incognoscible  y solo se conoce o manifiesta parcialmente a través del segundo, por eso el Cristo dijo: “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” Jn. 14:9.

El hombre presiente la existencia del Dios Primero, pero ante la imposibilidad de verlo, ha creado un segundo Dios como reflejo del primero, como el ideal y anhelo más perfecto y sublime que es capaz de imaginar. Tal anhelo es inmanente en el hombre y a la vez,  trascendente hacia la idealidad del pensamiento humano (3);

Cada quien posee su propia ideal, su propio anhelo y propio Dios… Nadie posee la verdad, solo su propia interpretación.

Es cuanto mi opinión, pensar y sentir.

“El secreto se protege a sí mismo y se basa en el espíritu y la práctica de la enseñanza” (4).

Fraternalmente.

Lázaharo Hael.·.

Nota:

Palabras, símbolos y alegorías, no son verdades por sí mismas, solo señalan hacia ellas.

El presente son reflexiones y meditaciones personales, no representan necesariamente la opinión de la orden.

No escribo para todos, sin embargo, todo son invitados a leer.

Culiacán, Sinaloa. México. Miércoles 25 de enero del 2017.

Bibliografía:

(1).- El Árbol de la Vida.- Z’ev Shimon Halevi.

(2).- El Libro de los Secretos, y Sincro Destino.- Deepak Chopra.

(3).- Liturgia Maestro Masón.

(4).- El fuego secreto.- Friedrich Von Licht.

La biblia Reina-Valera.