Archivo de la categoría: General

Personas en General.

La Entrega de Credenciales de los Delegados Nacionales de la Organizacion Diplomatica Internacional De Derechos Humanos


“SEÑORES / SEÑORAS, AMIGOS DE LA CIUDAD de MEXICO” :

Me honro en invitarlos a “La Entrega de Credenciales de los Delegados Nacionales de la Organizacion Diplomatica Internacional De Derechos Humanos” y Presentacion Del Libro : ¨”La Esencia de un Principe Bantu” (Principe de Camerun). Evento que se llevara a cabo este proximo 12 de Noviembre a partir de las 10 hrs. en el “Centro de Convenciones Tlaltelolco” … Un evento muy importante a nivel internacional, al cual asistiran tanto personajes de la Iniciativa Privada, como del Gobierno … Este evento se realizara dentro del marco de Festejos de el XXV Aniversario De Actividades Ininterrumpidas De “Fundacion Cultural Secografic” … Dicho Evento Culminara por la noche con una Cena Gala y la Presentacion de la Obra Comala.com y de un Show Comico Musical Vernaculo … Un evento al que me permito invitar a todos nuestros amigos de La Ciudad de Mexico.

Trabajo – Nuestra búsqueda


Deepak Chopra escribió en alguno de sus libros: “El universo se experimenta a sí mismo a través de la humanidad”, a lo que se podría agregar: “Los dioses se experimentan a sí mismos a través del universo”, por otro lado, algunos escritores sobre la cábala, expresan: “Dios deseo conocerse a sí mismo, y para ello creo un espejo donde pudiese verse reflejado”… El universo y la humanidad.

“Nadie ha visto jamás a Dios” Jn. 1:18. Pero el hombre cree conocerlo por las manifestaciones de la naturaleza y eventos cósmicos. Por lo anterior, Dios se vuelve para la humanidad inefable e incognoscible en su cabalidad, como lo es el inconsciente humano.

El hombre conforme experimenta y crece”, va formando una estructura mental a través del cual interpreta toda realidad que percibe. Ésta estructura son las líneas de fuerza y puntos de apoyo psicológicas en cuyo alrededor se forma el resto del edificio o templo que es el humano.

Todas las experiencias adquiridas, y las imaginadas por adquirir, van creando una especie de tejido mental, donde al pasar dos o más hebras, forman nódulos psicológicos que reaccionan ante estímulos  simpáticos a ellos, influyendo sobre la mente consiente del hombre.

Creemos que nuestros deseos y actos son producto de nuestra voluntad, cuando en muchas “ocasiones” no es así. Friedrich Wilhelm Nietzsche dice en palabras más o menos: “Eso que el hombre llama voluntad, es el resultado de anteriores batallas libradas a sus espaldas”. Con lo anterior, Nietzsche nos dice que la voluntad y acciones del hombre, son influenciadas o sugeridas por nuestras fuerzas instintivas y otras pulsiones psicológicas que emergen desde el inconsciente hasta el consciente.

La ciencia que llamamos psicología, nos habla del “ello”, como las pulsiones y deseos instintivos o animales; El “Súper yo” que en parte consciente y en parte inconsciente,  representa los pensamientos morales y éticos del ser humano; Y el “Yo o Ego” es la instancia psíquica actuante y mediadora entre el “Ello” y “Súper yo”; El “Yo o Ego” viene siendo también, esa parte de nuestra mente con la cual administramos nuestras relaciones con el universo que nos rodea. El “Yo o Ego” es la parte de nuestra psique a través de la cual interpretamos nuestras percepciones y tomamos consciencia de lo que “Creemos ser”, no precisamente lo que somos.

El hombre no es la medida del universo, ni de los dioses, pero si la medida de su propia realidad. Nuestra consciencia y estructura mental, marca con enormes y alegóricos muros, los límites de nuestra propia percepción y realidad. Romper estos muros, no es fácil, porque nos identificamos con nuestros propias creencias y conocimientos, sean éstos verdades o no… O en otras palabras, nos volvemos esclavos de lo conquistado y prisioneros dentro de nuestros propios muros.

Nuestra estabilidad y seguridad psicológica descansa en aquello que creemos ser. Cobramos valor existencial, a través de nuestros propios conocimientos y creencias, y considerar la posibilidad de estar equivocados, causa incertidumbre e inseguridad.

Según la biblia, Moisés, que quiere decir: “El Salvado de las aguas”… (¿De la Materia?).  Libero al pueblo Judío de la esclavitud en Egipto. Sin embargo el pueblo siendo liberto físicamente, continuaba siendo esclavo mentalmente. Esto se manifiesta cuando le reclaman a Aarón el sumo sacerdote: “¿Acaso no había sepulcros en Egipto para que nos sacaras a morir en el desierto? ¿Por qué nos has tratado de esta manera, sacándonos de Egipto?”  Éx 14:11. El pueblo Judío prefería la seguridad y confort de las cadenas de la esclavitud, a la incertidumbre de la libertad… ¿Cuántos de nosotros actuamos igual?

La Biblia, El Bhagavad Gita, o El Corán  entre otros libros de tradiciones sagradas, hablan de luchas, senderos, tierras, sepulcros y templos entre otras cosas, que solo son alegorías de eventos que sucedieron, están sucediendo o sucederán en el interior de todo ser humano. Es la lucha y búsqueda eterna por la libertad y alcanzar las respuestas a las preguntas: ¿Qué o Quién Soy? y ¿Qué o Quién es Dios?… Porque ambos parecen ser uno solo, sin embargo y un tanto paradójico, para conocer el segundo, has de conocer antes al primero.

Algunas religiones hablan del renacer de los muertos al final de los últimos días. Los alquimistas hablan del “Solve et Coagula”. El Maestro Mason repite la frase: “Moha Bon” que quiere decir: “La carne se desprende de sus huesos”.  Y algunas otras  órdenes y fraternidades místicas-esotéricas, hablan en sus iniciaciones de la muerte simbólica del hombre viejo u ordinario y el nacimiento o despertar del hombre nuevo. Quizás se refieran a la muerte del falso hombre, de aquel que creíamos ser. Aquel que fue formado por nuestra idiosincrasia, por los estereotipos que la sociedad, el gobierno y religión que subliminalmente nos han inculcado. Pasemos de la inmanencia a la trascendencia y realización de nuestra consciencia como libres pensadores.

 La iniciación al tercer grado M,’, M,’, de la Masonería Escocesa, nos habla de la muerte de los ideales egoístas, retrógrados y materialistas para renacer los ideales más altruistas, filantrópicos y espirituales del hombre real, el renacer del Maestro Secreto, El Maestro Intimo, El Maestro Interior que no es otro que nuestra propia alma, el Hiram Abif, el Cristo Interior que fue crucificado en la cruz material del cuerpo físico de todo ser humano.

Las palabras ocasionalmente son polisémicas al igual que el simbolismo es polivalente según el esquema o teatro en que se presentan. Es un lenguaje un tanto plástico que según el grado Masónico, asume una interpretación distinta, aunque no diferente en su esencia.

El pecado de Eva, fue el principio de la libertad que llevaba implícito su deseo de saber, su ansia por el conocimiento; La historia del génesis bíblico, en su forma e interpretación literal, es un cuento infantil que solo puede obtener valor racional cuando nos remite al ser humano. Por ejemplo: la Manzana o fruto del conocimiento, muy “posiblemente” solo se refiera al cerebro del hombre, como el órgano pensante. ¿Cómo podría darse cuenta Adán y Eva de su desnudez sin un cerebro?, ¿Qué interés tendría el alma en encarnarse en un cuerpo sin el sistema cerebro-espinal y demás órganos? El cuerpo del hombre es producto de la materia altamente organizada… El libro de Enoc, Enoch o Adris, hace referencia al salmo 133 que se lee al inicio de los trabajos del primer grado de la Masonería Escocesa. Y dice que los hijos de Dios, descendieron en la cima del monte Hermón, en los Montes de Sion, y que las mujeres ascendieron hasta la cima de la montaña. Los ángeles, “posiblemente” se refieran al alma humana, y las mujeres o los cuerpos físicos altamente organizados y aptos para evolucionar.

 

Maestro Mason 3°: ¿Ya encontraste el sepulcro del V,’, M,’, Hiram Abif?

Caballero del Real Arco 13°: ¿Ya encontraste la llave en la boca del león?

Gran Elegido y Perfecto Mason 14°: ¿Ya encontraste el delta sagrado?

Caballero Rosacruz 18°: ¿Ya encontraste la palabra perdida?

Caballero de la Serpiente de Bronce 25°: ¿Ya sois libre?

Caballero Kadosch 30°: Recuerda: “En suma, las enseñanzas que predomina en todos los grados es el conocimiento de sí mismo”.

Es cuanto mi pensar y sentir.

 

“¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre, para que lo visites?” Sal. 8:4.

 

Fraternalmente.

 

Lázaharo Hael,’,

 

Nota:

Palabras, símbolos y alegorías, no son verdades por sí mismas, solo señalan hacia ellas.

El presente son reflexiones y meditaciones personales, no representan necesariamente la opinión de la orden.

No escribo para todos, sin embargo, todo son invitados a leer.

Culiacán, Sinaloa. México. Domingo 03 de julio del 2016.

 

Bibliografía:

Diccionario Enciclopédico de la Masonería.-              Lorenzo Frau Abrines.

La Biblia de Estudio.-                                                        Reina-Valera.

Sincro Destino.-                                                                 Deepak Chopra.

Requisitos para ser iniciado en la Masonería


iniciacion

Para ser iniciado en la masonería se requiere que el candidato reúna las condiciones siguientes:

  • ASISTIR mínimo a dos entrevistas
  • Saber esperar una respuesta
  • Creer en la existencia de un ser supremo.
  • Ser Hombre Libre y de Buenas Costumbres.
  • Ser mayor de 18 años.
  • Poseer inteligencia y cultura suficientes para comprender las enseñanzas masónicas y practicar sus virtudes.
  • Declarar su adhesión a los principios y fines esenciales de la Institución de Libertad, Igualdad y Fraternidad.
  • Acreditar una conducta pública y privada intachables.

Hacer una ensayo, o bien narrar a su entender que significa o que se entiende por:

  • Virtud
  • Vicio
  • Fraternidad
  • Dios
  • Religión
  • Ley
  • Muerte
  • Juramento
  • Lealtad
  • Orgullo
  • Poder
  • Amor
  • Fama
  • Palabra de Honor
  • Muerte
  • Gobierno

Responder

  • ¿Estas dispuesto a jurar y cumplir?
  • ¿estás dispuesto a morir, si faltaras a tu palabra de honor?
  • ‘¿Estas dispuesto a trabajar constantemente en ti?
  • ¿estás dispuesto a mantener un espíritu de investigación?

En caso de ser aceptado toma en cuenta:

  • Como mínimo un día a la semana tienes que asistir a las reuniones.
  • En cada reunión, siempre debes presentar una investigación para compartirla con todos.
  • El trabajo constante es sinónimo de la vida masonica.
  • Debes contar con los suficientes medios económicos para sufragar tus propias necesidades y las de los familiares a su cargo.

Debes ser recomendado por algún Masón en activo, sino conoces a nadie dentro de la orden, manda tus respuestas a el siguiente e-mail:

santanaalaniz@gmail.com
R.·. E.·. A.·. A.·.
José David Santana Alaniz
Muy Respetable Gran Maestro de La Muy Respetable Gran Logia del Pacifico Norte.
Leandro Valle No. 615 A, Centro, C. P. 8200
Mazatlán, Sinaloa, México.

Encuesta – ¿Por que visitas este Blog?


Programa Masónico


Deseando la Sociedad Masónica que todo el que manifieste interés en pertenecer a ella, se libre del flagelo de sufrir un desengaño; y queriendo dar en tiempo oportuno una prenda de su buena fe, considera justo expresar a los aspirantes, ideas exactas, tanto para que se instruya en el verdadero objeto de la Sociedad, cuanto para que desechen las vulgaridades que corren de boca en boca y que hacen formar de ella conceptos erróneos y ridículos.

La sociedad masónica es universal e indestructible, porque es fuerte; fuerte porque es unida y unida porque la patria de los masones es el mundo, y todos los hombres virtuosos son sus compatriotas.

La sociedad masónica esta formada por hombres inconformes y rebeldes preocupados por transformar y encontrar soluciones a los problemas del mundo en que viven y heredar a las futuras generaciones una sociedad mas libre y justa. Es una escuela iniciática, indisciplinaría que dedica muchas horas al estudio de la ciencia y las artes enriqueciendo sus conocimientos con todos los trabajos de todos sus miembros. Los conformistas no caben dentro de ella.

La  masonería no es una religión, aun cuando tiene culto por la libertad, la justicia, la probidad y la democracia.

La Sociedad, cuando se le ofrece un candidato asume el derecho de examinar su vida y costumbres, con tal propósito, tan luego como se le presenta una propuesta, nombra una comisión especial que haga las investigaciones convenientes, sin perjuicio de los esclarecimientos que practican los miembros. Si los informes que adquieren son desfavorables, esta solicitud no surtirá efecto y será archivada. Si por el contrario resultan favorables, se procede a una votación secreta por balotas blancas y negras, las primeras aprueban y las segundas excluyen. En el caso de exclusión, esta no ofende al candidato, pues basta que un miembro crea que el propuesto no encontrará en la Masonería lo que apetece y busca, para que niegue su voto.

La Masonería no se propone satisfacer ningún interés mezquino, ninguna mira egoísta, su objeto es altamente noble, su misión altamente humanitaria. Ella trabaja por fomentar la filantropía en todos los hombres de toda clase, condición económica y creencia religiosa. Pretender incorporarse por intereses privados, o por objetivos particulares sería un absurdo; y efectuarlo sin encontrar en sí toda la abnegación que la Masonería demanda, un engaño.

La Masonería tiene secretos que no pueden penetrarse y juramentos que no pueden quebrantarse; pero ni unos ni otros se oponen en lo mas mínimo a la moral.

El aspirante que intente su incorporación por curiosidad, no consigue su objeto, porque los misterios en que está envuelta la Masonería, y que forman su secreto, se van comunicando por grados que se confieren, después de muchas pruebas de fidelidad al que más lo merece y menos lo solicita. El que se liga con un juramento y lo quebranta, no infiere daño alguno a la Sociedad, el mal recae solamente sobre el que no ha tenido bastante constancia y suficiente carácter para cumplir con el deber que voluntariamente se impuso.

La Masonería no exige de sus miembros la abjuración de sus principios, ni osa penetrar en sus dogmas peculiares, bástale saber que el aspirante profesa una religión y que cree en Dios, en su justicia y en la vida eterna. Las puertas de la Masonería jamás se abren para admitir a un ateo.

La Masonería no necesita de adeptos poderosos, pero tampoco admite en su seno personas que no tengan una ciencia, arte, oficio o renta con que poder atender a las necesidades de su familia; y, sin menoscabar estos primeros deberes, un pequeño sobrante para hacer frente a los gastos de la Sociedad y socorrer a los necesitados.

La Masonería no llenaría su gran objeto de fraternizar la especie humana si admitiese discordia, pleito y riñas entre sus miembros; toda diferencia debe arreglarse entre ellos mismos antes de apelar a personas extrañas; así es que si el candidato encontrase, después de admitido, a alguien con quien no estuviese en buena armonía, se encuentra obligado a deponer su resentimiento, considerarlo como amigo y darle el abrazo fraternal. Si la causa de la desavenencia es litigiosa, expondrá sus fundamentos ante los jueces de la Masonería para que ellos le presten la justicia que demanda, antes de concurrir a los tribunales profanos.

Exige también la Masonería una parte del tiempo de sus miembros para la asistencia a las reuniones, o para el desempeño de una comisión y esto no puede negarse sin una causa legítima y poderosa, que la manifestará por escrito o verbalmente al Presidente.

La Francmasonería, institución esencialmente filantrópica y progresista, tiene por objeto el descubrimiento de la Verdad, el estudio de la Moral y la práctica de la Solidaridad. Trabaja por el mejoramiento material y mora de sus afiliados así como por el perfeccionamiento intelectual y social de la humanidad.

Tiene por principios la Tolerancia mutua, el respeto a los demás y de sí mismo y la libertad absoluta de conciencia; y considerando las concepciones metafísicas como pertenecientes al dominio exclusivo de la apreciación individual, rehúsa toda afirmación dogmática.

Sin embargo, en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado se exige como dogmas fundamentales la creencia en la existencia de Dios y de la inmortalidad del alma. Tiene por divisas: Libertad, Igualdad, Fraternidad.

La Francmasonería tiene por deber extender a la humanidad los lazos fraternales que unen a los hombres en toda la superficie del globo.

Recomienda a sus miembros la propaganda por medio de la palabra, con los escritos y con el ejemplo.

El Francmasón tiene por deber, en toda circunstancia, ayudar, ilustrar y proteger a sus hermanos y defenderlos contra la injusticia.

La Francmasonería mira el trabajo como uno de los deberes esenciales del hombre y considera tan honroso el trabajo material como el intelectual.

Por último, el que aspire a proponerse como candidato, debe ejercitar la temperancia, ser industrioso y aplicado a su profesión, fiel a su Jefe o Maestro, practicar la virtud, partir el pan con el necesitado y no comer el de otro sin pagarlo, enseñar el verdadero camino al viajero extraviado, huir del juego, la embriaguez, la usura y de todos los vicios que condena la moral, y finalmente prestar a sus hermanos cuanto socorros, auxilios y protección le permitan sus circunstancias.

El aspirante que penetrado en estas bases, se encuentra se encuentre capaz de llenar cumplidamente el objeto de la Masonería, puede firmar sin recelo la declaración que se halla al frente.

Una vez que he leído y comprendido el PROGRAMA MASONICO,
PIDO Y SOLICITO SER ADMITIDO a esta AUGUSTA ORDEN.

FRATERNALMENTE

V.·. H.·. JOSE DAVID SANTANA ALANIZ
M.·.R.·.G.·.M.·. DE LA MUY RESP.·. G.·. LOG.·. DEL PAC.·. NTE.·.

Carta a Maximiliano


Carta a Maximiliano.

De Benito Juárez.

Monterrey, Mayo 28 de 1864.

Respetable señor,

Me dirige usted, particularmente su carta de 22 del pasado, fechada á bordo de la fragata Novara, y mi calidad de hombre cortés y público me impone la obligación meditada de contestar, porque ya debe suponer que el delicado é importante cargo de Presidente de la República absorbe casi todo mi tiempo, sin dejarme descansar de noche.

Se trata de poner en peligro nuestra nacionalidad, y yo, que por mis principios y juramentos soy el llamado á sostener la integridad Nacional, la soberanía y la independencia, tengo que trabajar activamente, multiplicando mis esfuerzos para corresponder al depósito sagrado que la Nación en el ejercicio de sus facultades, me ha confiado; sin embargo, me propongo aunque ligeramente, contestar los puntos más importantes de su citada carta.

Me dice usted, que abandonando la sucesión de un trono de Europa, abandonando su familia, sus amigos, sus bienes y lo más caro para el hombre, su patria, se han venido usted y su esposa Doña Carlota, á tierras lejanas y desconocidas, solo para corresponder al llamamiento espontáneo que le hace un pueblo que cifra en usted la felicidad de su porvenir.

Admiro positivamente, por una parte, su generosidad y, por otra parte, ha sido verdaderamente grande mi sorpresa encontrar en su carta la frase llamamiento espontáneo, porque ya había visto antes, que cuando los traidores de mi patria, se presentaron en comisión por sí mismos en Miramar, ofreciendo á usted la corona de México, con varias cartas de nueve ó diez poblaciones de la Nación, usted no vió en todo eso más que una farsa ridícula, indigna de ser considerada seriamente por un hombre honrado y decente.

Contestó usted á todo eso exigiendo una voluntad libremente manifestada por la Nación, y como resultado del sufragio universal: esto era exigir una imposibilidad; pero era una exigencia propia de un hombre honrado. ¿Cómo no he de admirarme viéndole aceptar las ofertas de los perjuros y aceptar su lenguaje, condecorar y poner á su servicio á hombres como Márquez y O’Horan y rodearse de toda esa parte dañada de la sociedad mexicana?

Yo he sufrido, francamente, una decepción: yo creía á usted una de esas organizaciones puras, que la ambición no alcanzaría á corromper.

Me invita usted á que vaya a México, ciudad á donde usted se dirige, á fin de que celebremos allí una conferencia en la que tendrán participación otros jefes mexicanos que están en armas, prometiéndonos á todos las fuerzas necesarias para que nos escolten en el tránsito: y empeñado como seguridad y garantía su fe pública, su palabra de honor.

Imposible me es, señor, atender á ese llamamiento; mis ocupaciones no me lo permiten, pero si en el ejercicio de mis funciones públicas yo debiera concurrir á tal invitación, no sería suficiente la fe pública, la palabra de honor de un agente de Napoleón, de un hombre que se apoya en esos afrancesados de la Nación Mexicana, y del hombre que representa hoy la causa de una de las partes que firmaron el Tratado de la Soledad.

Me dice usted que de la conferencia que tengamos, en el caso de que yo la acepte, no dude que resultará la paz, y con ella la felicidad del pueblo mexicano y que el Imperio contará en adelante, colocándome en un puesto distinguido, con el servicio de mis luces y el apoyo de mi patriotismo.

Es cierto, señor, que la historia contemporánea registra el nombre de grandes traidores que han violado sus juramentos y sus grandes promesas; que han faltado á su propio partido, y á sus antecedentes, y á todo lo que hay de sagrado para el hombre honrado; que en estas traiciones el traidor ha sido guiado por una ambición de mando y un vil deseo de satisfacer sus propias pasiones y aun sus mismos vicios; pero el encargado actualmente de la Presidencia de la República, salido de las masas del pueblo, sucumbirá (si en los juicios de la Providencia está determinado que sucumba) cumpliendo con su juramento, correspondiendo á las esperanzas de la Nación que preside, y satisfaciendo las inspiraciones de su conciencia.

Tengo la necesidad de concluir por falta de tiempo, y agregaré solo una observación. ¿Es dado al hombre, señor, atacar los derechos ajenos, apoderarse de sus bienes, atentar contra la vida de los que defienden su nacionalidad, hacer de sus virtudes un crimen y de sus vicios propios una virtud? Pero hay una cosa que está fuera del alcance de la perversidad, y es el fallo tremendo de la historia. Ella nos juzgará.

 

Soy de Ud. atento y seguro servidor,

BENITO JUÁREZ