Archivo de la categoría: 001 Grados Simbólicos

Grados Simbólicos

El silencio como el todo y el nada


Hernán Tena Cortés.

En esta ocasión hablaré de algo sencillo y elemental que quizá ha perdido significado y aporte para la vida del ser humano. Algo que perfectamente consideraré como la explosión de la inteligencia. Algo que de aquí en adelante identificaré como silencio. Si, el mismo que resulta ser una virtud a través de la cual se corrigen muchos defectos y se aprende a ser prudente e indulgente con las faltas que se observen.

Pues en un mundo globalizado, en la era de la información y la modernidad líquida, es fácil desviar el silencio. Lastimosamente la vida se ha tornado efímera, las relaciones humanas se han caracterizado por competir al que más sepa y “aquel que hable más fuerte será el escuchado”, parece haberse convertido en un adagio popular.

El corre corre de cada día parece instar a que olvidemos esa vida espiritual que edifica mejores seres. Llega ese jueves en la noche, sentimientos encontrados me invaden, pues la energía de mis hermanos me conducen a mi mejor versión y las expectativas de los temas a tratar en templo se intensifican a medida que el reloj avanza. Entro a templo y el Venerable Maestro da inicio a los trabajos con su icónica frase: ¡silencio queridos hermanos que estamos en logia de aprendiz!

A partir de ese momento siento como si me exhortaran a reflexionar. Al principio pensaba que tanto esperar para no poder hablar era una ridiculez, pues caía en la mala práctica de relacionar el silencio con el desconocimiento o la ignorancia. Hoy veo en esta acción una posibilidad de crecimiento; pues cuando nos aislamos de nuestras influencias exteriores, abrimos los canales de concentración, observamos, escuchamos y contemplamos. Por fin entendí que el silencio simboliza discreción, disciplina y lealtad; pero fue sólo a través del mismo que pude llegar a dicha conclusión.

Recordando un poco de historia, Ragon enseña que los primeros hombres, no tenían lenguaje propiamente dicho. He aquí el por qué el aprendiz no debe hablar en logia. En efecto ¿qué tendría que decir? ¿podría enseñar? Sencillamente no debe hablar porque no sabe nada. ¿podría preguntar? ¿sobre qué, si ignora lo que se trata en el taller? Por otro lado, en la escuela pitagórica a los discípulos se les sometía a un largo período de noviciado, en donde se les admitía como oyentes, observando un silencio absoluto. Por consiguiente, se entiende que es mejor callar hasta que estemos en capacidad de utilizar la palabra de manera consciente.

El silencio como concepto filosófico tiene un gran significado, jamás hubiese llegado a esta investigación si no me hubiera iniciado. Íconos de la filosofía se pronunciaron sobre el tema. Heidegger nos induce a callar para dejar que el ser nos hable. Para los pitagóricos, el silencio era señal de discreción y autodominio. Por su parte, Bacon nos dice que la palabra es un canal confuso que, necesariamente, perturba y ensucia la comunicación, pues estas, son un mal traductor, que violenta la comprensión, y están destinadas a la confusión y el error permanentemente. Mientras que Max Scheler caracteriza al individuo por su capacidad de silencio, diciendo: “la comprensión de uno mismo, que es la primera condición requerida para que una persona pueda hacer entender a otra (….) lo que es, lo que piensa, lo que desea, lo que ama, etcétera, depende y muy estrechamente de la técnica del silencio”. Finalmente, Wittgenstein, optó por la renuncia a la palabra, pero no porque ya no tuviera nada que decir, sino porque ésta ya no le servía. Todas estas apreciaciones me hacen concluir que la palabra no puede conquistar a una comunicación integral, pues esta es sólo accesible a través del silencio.

Si pensamos cómo agradarnos y conocernos a nosotros mismos, quizá la respuesta sea, a través del silencio. ¿Por qué entonces preferimos estar en una frecuente oleada de información que sostener una relación placentera y enriquecedora con el silencio? A través de este, podemos entablar un diálogo con nosotros mismos, conocernos mejor y saber realmente que queremos por encima de nuestro ego. Asimismo, a partir del silencio podemos despertar nuestros sentidos, hacer viajes al interior de nuestros pensamientos y reposar en ellos tranquilamente.

Paradójicamente, el silencio está presente en todas las vibraciones, en música es considerado como una nota que no se ejecuta, marca un tiempo, una pausa que generalmente breve, y se gráfica en el pentagrama en forma de una z, el silencio en la música puede lograr un largo disfrute de lo que precede y lo que viene, pero en el silencio también está implícito el sentimiento del compositor, el nivel de dramatismo que quiere imprimir en su obra, es por esto que el silencio se considera música en sí mismo. El silencio también es un descanso para que los intérpretes se recompongan y renazcan. En ese sentido, se puede interpretar como emoción, reflexión y acción.

El silencio es la búsqueda del equilibrio. Las palabras son la consecuencia de nuestros pensamientos, el silencio son pensamientos que reservamos y replanteamos. La mudez sintetiza produciendo las mejores palabras que no implican más que lo justo. Sin embargo, lograr la habilidad de permanecer callados no es fácil, pues esta se interpreta como un sacrificio porque estamos acostumbrados a desbordar nuestras pasiones a través de las palabras.

Para terminar, el silencio nos dota de habilidades para resolver problemas y nos aporta la virtud de paciencia. El silencio contribuye a elegir la palabra precisa cuando se nos dé el uso de la misma, y asimismo, ayuda a brindar una respuesta adecuada, inteligente y libre de falacias. Si hacemos la prueba y empleamos el silencio en nuestros debates, evidenciaremos una mejor comprensión, escucharemos para discernir y no oiremos para responder. El silencio te enseña que el aprendizaje llega si lo sabes recibir y que llega cuando estás preparado para manejar lo que esto te viene a enseñar. No obstante, recordemos la importancia de dar leche a los niños y carne a los hombres.

Para reflexionar
  • Los labios de la sabiduría permanecen cerrados, excepto para el oído capaz de comprender. (Kybalión)
  • “No es necesario decir todo lo que se piensa, lo que sí es necesario es pensar todo lo que se dice.” (Quino)
  • “Más vale permanecer callado y que sospechen tu necedad, que hablar y quitarles toda duda de ello.” (Abraham Lincoln)
  • “Cuando hables, procura que tus palabras sean mejores que el silencio.” (Proverbio hindú)
  • “Para aprender a hablar, es necesario saber callar”
  • “Es mejor ser rey de tu silencio que esclavo de tus palabras.” (William Shakespeare)
  • “Aquel que pretenda escuchar y comprender la voz del silencio, tiene que saber de la perfecta atención de la mente en asuntos de índole interna”. (proverbio Hindú)
Referencias
Anuncios

Percepción Humana


En el principio era el verbo, la materia primordial con que todo fue hecho. Fuera y frente a la puerta del templo de Salomón, existían dos columnas representativas del positivo y el negativo, o de la atracción y repulsión. Éste es el principio de la creación de toda forma o cuerpo que puebla el universo; El positivo es afirmación y el negativo es negación de algo, por lo cual, podemos inferir que el principio existencial era solo uno, la materia primordial, y el negativo seguía siendo el uno en diferente estado de manifestación vibratorio y cohesivo. La unión del positivo y el negativo da como resultado un tercer estado virtual, pues solo tienen existencia mientras la unión de las dos polaridades armónicamente se conserve.

En el universo, la energía-materia no nace ni muere, solo se transforma. Las formas son finitas, la energía o materia primordial no. Lo anterior podríamos sintetizar que existe un ser, una sola alma y consciencia universal experimentándose, conociéndose y evolucionando a través del cosmos. (1).

La realidad cósmica puede ser algo diferente a la realidad humana. Por ejemplo un árbol bien podría ser un conjunto de torbellinos y nubes de átomos y otras materias subatómicas, pero nuestros sentidos y consciencia lo perciben y dan existencia en nuestra mente como un árbol.

Nuestra consciencia no está en contacto directo con la naturaleza que nos rodea, sino que lo hace a través de nuestros sentidos, y es nuestra consciencia la que la da existencia comprensible ante nuestra razón; Nuestra consciencia podría percibir-comprender en incontables formas, pero siempre limitados por las características de nuestros sentidos y nuestro acervo de conocimientos previos. Lo anterior podría ejemplarizarse con un violín, a través del cual se podrían interpretar innumerables arreglos musicales, pero siempre dentro de los limites de sus cualidades, porque le sería imposible hacerlo como un instrumento de percusión.

La naturaleza de una verdad absoluta, es la eternidad, como lo es Dios. El hombre es finito, y solo puede acceder a verdades relativas, porque aún aquellas verdades o resultados que aparentan ser absolutas porque se repiten idénticamente una y mil veces más, podrían ser producto de las condiciones temporales del tiempo y espacio; El tiempo y edad humana es diferente a la del cósmico, de tal forma que lo que nos parece eterno, podría ser una hora, día o año sideral.

La percepción-comprensión del hombre no está limitado a lo objetivo y concreto que perciben sus sentidos físicos, prueba de ello son las matemáticas, la física y lo espiritual entre otras, pero para comprender toda percepción, incluyendo Dioses, Ángeles y Demonios, las deberá análogar con el universo de las formas, lo concreto y tangible, porque ese es nuestro plano o dimensión física.

La Masonería entre otras corrientes, poseen símbolos, alegorías y ceremoniales para comprender lo abstracto o espiritual, pero algunas personas se quedan cautivas adorando ídolos rituales, literarios o de otras formas, sin comprender que no son el objetivo último, sino un medio para alcanzar el espíritu detrás en ellos.

Hay personas que por ego o ignorancia, buscan la luz para sentirse importantes brillando más que los demás, sin comprender el compromiso y las consecuencias contraído ante Dios y las huestes cósmicas de compartir la luz que debe iluminar el sendero para que no tropiecen los que vienen detrás.

 

¡¡¡ Spes Mea In Deo Est !!! (2)

Fraternalmente.

 

Lázaharo Hael,’,

Nota:

Palabras, símbolos y alegorías, no son verdades por sí mismas, solo señalan hacia ellas.

El presente son, reflexiones y meditaciones personales, no necesariamente representan la opinión de la orden.

No escribo para todos, sin embargo, todos son invitados a leer.

Culiacán, Sinaloa. México. Domingo 08 de julio del 2018.

Bibliografía:

(1).- Liturgia Caballero Rosacruz 18°

(2).-“Mi esperanza está en Dios”

El Símbolo III


A.·. L.·. G.·. D.·. G.·. A.·. D.·. U.·.

Resp.·. Log.·. Sim.·. “Salomón e Hiram No.02 del R.·. E.·. A.·. y A.·.

Jur.·. a la M.·. R.·. G.·. L.·. de AA.·. LL.·. y AA.·. MM.·. de Sinaloa.·.

V.·. M.·. y QQ.·. HH.·. Todos.·.

S.·. F.·. U.·.

Proemio:

Por la propia naturaleza de nuestra mente, todo trazado siempre será inconcluso, porque quedaran ideas o experiencias que no pudieron expresarse en palabras. De ahí que el 10 de octubre del 2012 escribí: “El Símbolo-I” y el 04 de enero del 2013 escribir: “El Símbolo-II” y hoy Escribo: “El Símbolo-III”. Ninguno de ellos se contradice ni es continuidad del otro, pero si se complementan. Los tres son producto en diferente tiempo y estados de consciencia.

“EL SÍMBOLO-III”                                                 

“Al igual que todos los pueblos, los olmecas tuvieron que enfrentarse a las experiencias primordiales de la vida y de la muerte, a los sentimientos de pequeñez y de finitud ante las fuerza de la naturaleza y la magnitud del mundo que los rodeaba; confrontaron la necesidad espiritual e intelectual de responder a las preguntas que plantea estas circunstancias universales. Los símbolos y los mitos son expresión del anhelo humano de encontrar orden, significado y permanencia. Al igual que la ciencia, los mitos tienen por objetivo explicar el universo y reafirmar la seguridad material, mental y espiritual de la humanidad. Los mitos existen como realidades en la consciencia cultural heredada de una comunidad o pueblo. Narran acontecimientos que tuvieron lugar en el tiempo de los orígenes y explican como la realidad cobro existencia a través de los hechos de los seres sobrenaturales. Explican la creación como un proceso sagrado de transformación, por el cual el mundo concreto y la humanidad comenzaron a existir. La imaginación imita modelos ejemplares —las imágenes— los reproduce, los actualiza, los repite indefinidamente. Tener imaginación es ver el mundo en su totalidad: porque la misión de las imágenes es hacer ver todo cuanto permanece refractario al concepto. Los símbolos o Ídolos se congrega y refleja el poder terrenal y divino; en ellas se confunden, la dicotomía inevitable, lo universal y lo particular, lo divino y lo mundano, el espíritu y la materia”.- (2).

Cada cultura tiene sus propias tradiciones y mitos-alegóricos con sus propios y diferentes personajes y eventos, en un intento de explicar lo inexplicable, sin embargo, existe un hilo de oro que las une y asemeja como el “Popol Vuh” Maya y el Génesis Bíblico que viaja desde Mesopotamia hasta el mundo occidental pasando por Egipto, la India, Israel y Grecia. El Dios causa primera, la dualidad y trinidad aparecen con diferentes nombres y formas en casi todas las tradiciones arcaicas ancestrales de la humanidad. Esta idea conceptual arquetípica, dormita aún en la memoria colectiva de la humanidad, que de eón en eón, son despertados para revestirlos con la actualidad del tiempo y cultura en que aparecen.

Símbolos hay muchos, como los naturales y sintéticos entre otros, pero solo son formas que señalan hacia la esencia o espíritu que los engendro. Meditar sobre el símbolo, mito o ceremonial-alegórico, es introducirse desde la mente intelectual consciente, hasta el inconsciente, donde el ser interno habla como respuesta a la acción. Este es el propósito del ritualismo-alegórico y demás símbolos de la Masonería; Pero no solo de nuestra orden, sino también de las religiones y ceremonia nacionales e históricas entre otras.

En lo religioso y misticismo esotérico, el símbolo podría ser un ídolo que debiera ayudar a los adeptos a elevar sus consciencias hacia lo espiritual, trascendiendo lo visible en pos de lo invisible, sin embargo, muchos son los que se quedan cautivos de la forma, sin alcanzar a trascenderla en pos de la esencia…Cuando digo esto último, me refiero también a la trascendencia de la palabra y mecánica del ceremonial.

Las palabras son símbolos al igual que las figuras y otros objetos que se encuentran dentro del templo o nuestra mente, incluso el ceremonial-ritualistico es un símbolo, al igual que la Masonería material y objetiva que hay que trascender en pos de la Real y Espiritual Masonería. El Arte Real o el Real Arte Masónico no se imparten en templos hechos por mano del hombre, porque el hombre mismo es el templo (3).

Para la Masonería Real, la palabra profano, es aquel cuya consciencia permanece fuera y frente al templo, o sea él mismo, encontrándose inmerso en el mundo que le rodea, mientras que el iniciado es aquel cuya consciencia ha logrado introvertir hacia su ser interno.

El hombre dentro de la Masonería, se esfuerza en conocerse a sí mismo, su esencia prístina, y a través de este mismo conocimiento, conocer de algún modo y grado al omnímodo y causa primera… Si de algún modo fuese posible, el hombre solo a través de sí mismo podrá accesar en algún grado los misterios de Dios.

¡¡¡ Tú eres el templo !!! Este es el mito-alegórico del templo de Enoc, del que habla la liturgia del Caballero del Arco Real 13°, o el que es mencionado en la iniciación del Exc:. H:. del Real Arco del Rito de York. Quedarse con la leyenda o con un diploma de papel, es haber perdido el tiempo asistiendo a la Masonería, ninguna de las dos cosas proporciona la iniciación real, porque ésta solo se da en los mundos internos del ser, como lo indica claramente la liturgia del Gr.18 Caballero Rosacruz. No te confundas, la Masonería no es un club ni una escuela moral y buenas costumbres, y mucho menos una religión, sino algo mucho más especial, pero también es celosa como la diosa Isis, y solo mostrara su rostro a quien por esfuerzo propio, y perseverancia ha sido digno de ello.

Forma e idea son en diferente grado, reflejos de la causa. La idea es el impulso inicial emanado del ser, la forma es la expresión de la idea. Ambas hablan del ser en diferente forma e intensidad.

La forma habla del ser que la mora, de tal modo que el ser que habita el cuerpo del hombre, no podría tener como vehículo la forma de un caballo o un elefante. El propósito de la existencia del hombre, es conocer su propia esencia, su alma.

Eso que el hombre ordinario cree ser, solo son las historias que él mismo se ha contado de sí mismo, y que solo han generado su ego, el cual solo es un ser virtual y circunscrito a la presente encarnación, mientras que su alma es inmortal al formar parte del alma cósmica o universal (3).

Tú eres un símbolo, un enigma que deberás descifrar por ti mismo. Debes descubrir tu propia y prístina esencia y propósito existencial, que nos lleva a la búsqueda eterna de la “Palabra perdida” o a la repuesta a la pregunta: ¿Qué o Quién Soy? … A lo que el Ángel Solar en medio de la Zarza Ardiente responde: “Yo Soy Yo”, el ser que no tiene nombre ni forma, porque no puede ser definido por ser absoluto y no puede compararse o asemejarse con nada ni con nadie.

Cualquier intento por expresar en palabras nuestra realidad prístina de nuestro ser o alma, no es posible y solo quedan en ridículas y estériles palabras, porque tal conocimiento es una experiencia personal e íntima producto de un estado de consciencia en los mundos internos del “Yo Soy Yo”, esto lo afirma en distinta forma la liturgia del Caballero Rosacruz 18°.

El Masón común y no vocacionado, estudia las liturgias y se queda con la metáfora poética de las palabras, piensa que son mitos o fantasías que adornan las enseñanzas y nuestros templos, y no mitos-alegóricos. Jamás se ha mencionado, pero quizás exista un círculo o grupo informal interior que ha descubierto las perlas y joyas de la Masonería.

Jamás olvides Maestro Mason 3°, Caballero del Real Arco 13°, Caballero Rosacruz 18° y Caballero Kadosch 30°, las palabras que os dirige al I:.P:.H:. Papus en su libro << El Tarot De Los Bohemios >>, como tampoco olvides que la liturgia del Gr.18 Caballero Rosacruz, menciona la existencia de una iniciación trascendental, que no puede ser adquirida en ningún templo sobre la tierra, ni otorgado por hombre encarnado, sino solamente por los miembros de la orden de Prometeo o Melquisedec.

“El hombre es la causa y el que hace su propio destino. Según actúa conforma el curso de su futura existencia. Y no solo eso, sino que tiene en la palma de la mano el destino de toda la humanidad. Dios crea eternamente al gran Adán, el hombre perfecto y universal, que contiene en un solo espíritu todos los espíritus y todas las almas. Por lo tanto, las inteligencias viven dos vidas a la vez, una general que es común a todas y la otra especial e individual” (1). Esto tiene concordancia con la liturgia del Gr.18 Caballero Rosacruz.

“La eficacia de los ritos ceremoniales, depende ampliamente de que exista una comprensión previa e inteligente del significado de los símbolos y de las realidades que intentan comunicar. Sin embargo el estar simplemente familiarizados con estos principios arcanos, no es ninguna garantía de que se produzca la experiencia espiritual” (1). El conocimiento y comprensión intelectual, es el fundamento para la práctica, y ésta a su vez, lo es de la experiencia espiritual.

Las tradiciones ancestrales arcaicas, con sus símbolos y ceremoniales alegóricos deben comprenderse desde la mentalidad histórica en nacieron, y revestirlos con la actualidad.

La revelación del secreto no radica en las palabras, sino en la experiencia espiritual. Por eso es que la liturgia del Aprendiz de Mason dice: “El secreto por su propia naturaleza se protege a sí mismo”.

Por hoy es cuanto mi opinión.

 

“El que tenga oídos para oír, que oiga” Mt.13:9.

Fraternalmente.

 

Lázaharo Hael.·.

Nota:
Palabras, símbolo y alegorías, no son verdades por sí mismas, solo señalan hacia ellas.

El presente son reflexiones y meditaciones personales, no representan necesariamente la opinión de la orden.

No escribo para todos, sin embargo, todos son invitados a leer.

Culiacán, Sinaloa. México. Martes 17 de abril del 2018.

Glosario:

(1).- EL ÁRBOL DE LA VIDA.- Israel Regardie.

(2).- El arte de los Olmecas.- Beatriz de la fuente.

(3).- Liturgia Gr. 18 Caballero Rosacruz.- Rito Escoces Antiguo y Aceptado.

Glosario:

SÍMBOLO.- es la representación perceptible de una idea, con rasgos asociados por una convención socialmente aceptada. Es un signo sin semejanza ni contigüidad, que solamente posee un vínculo convencional entre su significante y su denotado, además de una clase intencional para su designado. El vínculo convencional nos permite distinguir al símbolo del icono como del índice y el carácter de intención para distinguirlo del nombre. Los símbolos son pictografías con significado propio. Muchos grupos tienen símbolos que los representan; existen símbolos referentes a diversas asociaciones culturales: artísticas, religiosas, políticas, comerciales, deportivas, etc.- Wikipedia.

SIMBOLISMO DENTRO DE LA FILOSOFÍA.- En sentido general se puede considerar filosóficamente como simbolismo a toda «doctrina según la cual el espíritu humano no conoce más que símbolos». En filosofía se habla a veces también de simbolismo racional como «sistema de signos o símbolos abstractos», merced a los cuales la razón se libera de la servidumbre de lo sensible y lo inmediato, y trasciende el tiempo y el espacio. Los signos y los símbolos juegan un papel importante no sólo en la ciencia, la filosofía, el arte, sino en todo lo que se puede llamar la actividad cultural como creación, acumulación y transmisión de valores espirituales.-

A la Rosa por medio de la Cruz


Rosy_Cross_of_the_Golden_Dawn

(Caballero Rosacruz 18°)

Prefacio:

“Aquellos que fueron vistos danzando, fueron vistos como locos por aquellos que no podían oír la Música”.- Friedrich Nietzsche.

El presente se desarrolla en un esquema puramente simbólico y alegórico.

“A LA ROSA POR MEDIO DE LA CRUZ”

(Caballero Rosacruz 18°)

Los tres primeros grados de la Masonería Escocesa.

Se dice que en estos grados se encuentra condensada toda la enseñanza Masónica, y Los 30 grados restantes son aclaraciones para mejor comprensión de los anteriores.

“Papus” en su libro “Tarot de Marsella” o “Tarot de los Bohemios”, habla importantemente sobre la Masonería Escocesa, y especialmente sobre el Grado de Maestro Mason 3°, Caballero Rosacruz 18° y Caballero Kadosch 30°, a la vez que señala como una importante clave para descifrar el enigma del misterio de la creación del universo, éste es el nombre de Dios de cuatro letras hebreas: YHVH (יהוה) Yod-He-Vau-He.

 Pero Papus no es el único que lo menciona, también lo hace: Eliphas Levi, Israel Regardie, Dion Fortune, Zev Ben Shimon Halevi, entre otros más.

Dios la causa de las causas, es el absoluto.

Por lo tanto no puede tener nombre ni forma, porque ambos individualizan y separan del resto de la creación, de ahí que la liturgia del Gran Elegido y Perfecto Mason 14° declara: “Si han hallado ese delta resplandeciente con el nombre del inefable, bajo la piedra cubica en que fue colocado por Henoch, ¿No comprenden que son caracteres convencionales, que Dios no tiene nombre propio?”.

JHVH/YHVH

¿Qué es o significa este nombre hebreo? Las cuatro letras hebreas (יהוה) simbolizan el universo objetivo y material. Cada una de sus letras simbolizan los cuatro elementos constitutivos del universo: “Yod” el fuego, la “He” el aire, la “Vau” el agua, y la última “He” la tierra. En el hombre significan el espíritu, Mente, Emociones y Cuerpo Físico. Y dentro de la óptica del cabalista, representan las cuatro mundos o etapas de la creación: Aziluth el mundo espiritual de las emanaciones arquetípicas, Briah el mundo de la creación o de las ideas, Yetzirah el mundo de formación, las emociones o y Assiah el mundo físico o de la manifestación. Esto vendría siendo JHVH (יהוה), el padre de Jesús el Cristo Cósmico o sea JHSVH (יהשוה).

El Cristo Cósmico.

El primogénito y unigénito hijo de Dios, es la Materia primordial, el resto son hechuras (Ef.1:10). La materia primordial es la raíz y prosapia de lo que sería el universo, la humanidad y todo cuanto pudiera existir.

El ser humano es dual en su naturaleza y triple en su manifestación. Dual como los dos maderos de la Cruz, donde el madero horizontal representa el aspecto material del universo, mientras que el madero vertical representa el aspecto espiritual del cosmos. Los cuatro extremos de los dos maderos, representan los cuatro elementos formativos del universo, y las cuatro letras hebreas del nombre de JHVH, el padre de JHSVH, el cual que vendría siendo la Rosa o la consciencia que florece en la intersección de los dos maderos.

Por lo visible, conoceréis lo invisible.

Todo en el universo tiene memoria y consciencia en diferente forma y grado. Alegóricamente, la mujer es un símbolo de la materia. La Biblia, señala a Eva como la primera “persona” iniciada por el Ángel de la Luz, despertándole la facultad de la consciencia, ella iniciaría después a Adam. El cuerpo humano es la materia primordial altamente organizada,  y es ahí  donde se gestaría la consciencia, psique o espíritu del ser humano.

El cuerpo humano por medio de sus pulsiones básicas, despertara la consciencia del ser, mientras que las experiencias idiosincráticas la desarrollaran; En su experiencia vivencial con el mundo circundante, el alma ha desarrollado una personalidad egoica, y se ha identificado con ella quedando cautiva de la realidad externa, es aquí donde realmente se “perdió la palabra” que tanto busca el caballero Rosacruz 18°.  Este párrafo tiene concordancia con El Libro Apócrifo de Enoc. Biblia Gn. 6:2 y Sal. 133.

Toda enseñanza Masónica remite al hombre. Él es la clave.

Interpretar las enseñanzas Masónicas desde un punto de vista puramente idealista, abstracto, o espiritual, se corre el grave riesgo de caer en la irrealidad humana y social, quedando excluido de ésta última. El hombre solo a través de sí mismo, podrá algún día y en diferente forma y medida, accesar los misterios del universo y de Dios. Pablo de Tarso dijo: “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?” (1 Cor. 3:16). Y la liturgia del Caballero Rosacruz 18° lo confirma diciendo: “Los templos de Dios en la tierra son los cuerpos humanos, y en cada uno de ellos se encuentra como una proyección suya, un Maestro cuya mente está imbíbita en la mente cósmica, un maestro cuya alma y vida son alma y vida de Dios”. Y agrega en diferente página: “Un solo ser reina en el cielo profundo y en el abismo de la tierra”. Todo es uno y la multiplicidad es aparente.

¿Qué propósito tiene la creación del Universo?

Los cabalistas dicen: “Dios deseo conocer a Dios, y para ello creo un espejo”. Obviamente no se está hablando del Dios-Primero, sino del Dios-hijo el cual ya poseía una consciencia elemental, que no alcanzaba para ser totalmente consciente de sí mismo. Dios-Hijo busca la evolución de su consciencia a través del universo. De lo contrario: ¿Qué sentido tendría la creación y sostenimiento del universo y la humanidad? La parte jamás será igual al todo, sin embargo, la evolución de la parte es la evolución del todo.

La iniciación Trascendental:

La liturgia del Caballero Rosacruz 18° habla al respecto diciendo: Iniciación que no es posible recibirla en templos materiales ni por hombre de carne y hueso. Se está hablando del reino del espíritu y del alma como maestro, y como todo existe en algo mayor, el alma también deberá ser iniciada por un maestro superior según la orden de Melquisedec. Este es el misterio eucarístico del pan y el vino como símbolo de la iniciación que te convierten en rey del cuerpo material y sacerdote del espíritu.

Concluyo sin terminar.

El secreto se protege a sí mismo por su propia naturaleza (4). No penséis ingenuamente que os estoy revelando secreto alguno, el presente solo son palabras. El sendero que te lleva a la iniciación trascendental principia con el conocimiento intelectual, el resto del sendero lo habrás de recorrer con esfuerzo propio e individual. Esto es íntimo y secreto porque se desarrolla interiormente y fuera de la vista de todo profano, es un trabajo en los reinos internos del espíritu a través de la meditación, introspeccionando la consciencia hasta volverte consciente de la “Zarza Ardiente” o del “Yo Soy Yo” (2)/(3)/(5), aquel que no tiene nombre ni forma. Vivimos en Malkuth el reino de la materia y la forma, y es través de la cruz de la materia que llegareis a la rosa del espíritu, la verdadera autoconsciencia del ser. Ésta es la “palabra perdida” que ha de encontrarse, este es el propósito del Arte Real o Real Arte de la Masonería.

Hasta hoy es mi opinión, pensar y sentir.

“En el vientre oscuro de María, se gestó el que habría de ser el hombre luz” (7).

Fraternalmente.

 

Lázaharo Hael,’,

Nota:

Por la naturaleza de nuestra propia mente, todo escrito siempre será inconcluso.

Palabras,  símbolos y alegorías, no son verdades por sí mismas, solo señalan hacia ellas.

El presente, son, reflexiones y meditaciones personales, no necesariamente representan la opinión de la orden.

No escribo para todos, sin embargo, todos son invitados a leer. “El que tenga oídos para oír, oiga” Mr.4:9.

Culiacán, Sinaloa. México. Lunes 12 de marzo del 2018.

Bibliografía:

(*).- Liturgia del Caballero Rosacruz 18°.- Masonería Escocesa.

(2).- Liturgia del Arco Real.- Rito de York.

(3).- Liturgia del Arco Real 13° Masonería Escocesa.

(4).- Liturgia Aprendiz de Masón.

 (5).- Biblia de estudio. Reina-Valera Mundo Hispano.

 (7).- El misterio de las catedrales.- Fulcanelli.

El Trazado


Prologo:

“La originalidad va precedida por la honestidad”. En la elaboración de un trazado, columna gravada o plancha, se podrá consultar liturgias, libros y quizás algunos escritos anteriores, pero las ideas, conceptos y conclusiones que lo plasman, deberán ser propios.

Por la naturaleza de nuestra mente, todo trazado siempre será inconcluso. El 05 de noviembre del 2009 escribí: “Trazado y Columnas”, hoy presento “El Trazado”, no como una continuidad del anterior, sino producto de un nuevo estado de consciencia, enriquecido por la actualidad.

“EL TRAZADO” 

El ego al formar parte de nuestra naturaleza, siempre está presente. Sin embargo, este debe moderarse y no permitir se pondere ante el aplauso, alago o critica de los presentes.

Como ya lo dije: El trazado puede tener como origen: liturgias, libros o exposiciones que escuchan o leen, pero deben poseer la originalidad y conclusión de la comprensión y praxis propia. El motivo de exponerlo en la tribuna de la elocuencia, debe tener como objetivo compartir lo mucho o poco conocimiento que se posee. Dado que la exaltación cultural colectiva de los integrantes de nuestra logia, da la posibilidad de exponer y escuchar futuros trazados con más profundidad, contenido y saber.

Todo escrito debe versar sobre nuestra tradición filosófica Masónica, y cuando en apariencia trataran sobre asuntos profanos a la misma, éstos deberán poseer cierta concordancia con nuestras enseñanzas. Inclusive puede ponerse un punto, número o señal que explique tal relación al pie de página o al final del escrito. Cuando por su importancia se expone un trazado que no es nuestro, debe quedar bien claro que no somos su autor y mencionar a su creador, y en el último cuarto del escrito, debe reservarse para plasmar nuestras personales y propias conclusiones.

La mente del ser humano, tiene la peculiaridad sui generis de atraer ideas afines a una idea sostenida. El trazado, tienen como objetivo primario, el estudio e investigación del tema a desarrollar, y cuando éste es bien comprendido, hay un efluvio de ideas que no están escritas en los libros consultados, y emergen desde lugares recónditos y desconocidos de nuestra mente.

Cuando el hombre, comprende la sabiduría propia o ajena, tiene el dominio sobre ella, y le es posible exponerla en distintas formas y palabras, esto es muy común en maestros escolares, cuando el alumno no comprende la exposición, el maestro se la presenta en múltiples formas y desde distintas ópticas, hasta que el alumno logra comprender; Esto no es posible en quien no tiene dominio sobre el tema, y solo podrá repetir las palabras que leyó, sin más sustancia que la letra muerta.

Los temas a desarrollar marcan sus propios límites en tiempo y espacio. Es un error insustancial y redundante repetir en diferente forma lo ya expresado, igualmente lo será sintetizar en tan pocas palabras un tema, que seguramente resultara incomprensible para la concurrencia. Los trazados no podrán estar sujetos al tiempo o capricho del hombre, como tampoco puede extenderse hasta el cansancio de quien escucha, pues terminara enfadando, incomodando y su atención divagara sobre otros asuntos personales. En este caso, se sugiere tomar un receso o continuarlo otro día. 

La Masonería tiene su propia naturaleza y los trazados no deberían tratar temas ajenos a ella. Temas como la física cuántica, la química orgánica e inorgánica o niveles de matemáticas propias de ingeniería entre otros. Sin embargo y solo ocasionalmente, podría ser permitido siempre y cuando se exprese en un lenguaje común y sencillo a la comprensión de la generalidad, pues no somos una universidad dedicada a estos estudios. Como tampoco es posible hablar de nimiedades sociales, poéticas y otras frivolidades que insultan el intelecto y hacen perder el tiempo de los presentes.

Existen HH,’, que presumen de hacer trazados en unos minutos antes de iniciar los trabajos, obvio que estos solo son importantes para quienes los escriben, porque quienes asisten a la logia, son personas con razonamiento crítico, y es difícil engañarlos con verborrea insulsa producto de la improvisación.

Los trazados se componen de dos partes, el expositor y el escucha.  El hecho de que el auditorio, no aporte con su participación, solo puede ser señal de apatía, indolencia y desinterés, no por ignorancia o falta de inteligencia, porque aun los que ignoran preguntaran al respecto.

Lo anterior es una falta de respeto para el expositor, que desmotiva y es un elemento de desintegración de una logia, porque él que expone debería sentirse entre HH:. que comprenden su sentir y pensar, de lo contrario sentirá que está en el lugar equivocado, y seguramente buscara el propio.

 

Todo trazado, columna gravada o plancha es un reflejo de su creador. El punto neurálgico de todo trazado es el hombre, porque él es la justa medida de su propia realidad. El universo y sus Dioses son reflejos del hombre mismo, porque la realidad última para la humanidad está en la consciencia humana. El hombre es tan importante como el trazado que escribe. Hasta hoy, es mi opinión, pensar y sentir.

“Podré no estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo” Voltaire

Fraternalmente.

Spes Mea In Deo Est.

 

Lázaharo Hael. M,’, M,’,

Nota:

Por la propia naturaleza de nuestra mente, todo escrito siempre será inconcluso.

Palabras, símbolos y alegorías, no son verdades por sí mismas, solo señalan hacia ellas.

El presente, son, reflexiones y meditaciones personales, no necesariamente representan la opinión de la orden.

No escribo para todos, sin embargo, todos son invitados a leer. “El que tenga oídos, que oiga” Mt. 4:23.

Culiacán, Sinaloa. México. Escrito: Martes 27 de febrero del 2018.

Circulo, compás, escuadra y la letra G


e8b4defba0383897dcc9df488094c925

Prefacio:

Por la propia naturaleza de nuestra mente, todo escrito siempre será inconcluso, porque algo se quedó en la mente que no pudo ser expresado en palabras. Por ejemplo: El 05 de octubre del 2012 escribí: “Compas, Escuadra y la letra G”. El 07 de diciembre del 2017 escribí: “La letra G”. Hoy escribo: “Circulo, compas, escuadra y la letra G”. Los tres hablan sobre el mismo tema, sin embargo, ninguno es igual ni es continuidad de los anteriores, quizás se complementan, pero en sí, son diferentes por ser producto de un estado emocional y de consciencia en diferente tiempo y espacio.

“CIRCULO, COMPÁS, ESCUADRA Y LA LETRA G”

Los símbolos son importantes elementos en el estudio Masónico, y deben observarse como unidades compuestos, donde al conjugarse los elementos que la componen, como podrían ser algunos: El hombre, el universo y Dios, o el punto, el círculo, el triángulo y el cuadrado entre otros, podrían llevar a la solución de una ecuación al descubrir el valor desconocido de la incógnita X.

Los símbolos místicos, solo aportan el impulso inicial en la búsqueda de la revelación. Las formas, colores, dimensiones y sus correspondencias o relaciones con otros símbolos, iluminan la psique sobre un campo abstracto o subjetivo que responde a la pregunta en el tiempo actual, pero conservando su espíritu o propósito arcaica ancestral.

El simbolismo es el lenguaje más antiguo de la humanidad. La historia humana, racial y de grupo, aún está vigente en el inconsciente colectivo, presentando reminiscencias en nuestro comportamiento físico, emocional o intelectual. Los símbolos Masónicos tienen como propósito generar ideas o respuestas a preguntas filosóficas como: ¿Qué o Quién soy?, ¿Qué es el alma? o ¿Qué es Dios? entre otras más.

Los símbolos, alegorías y ceremoniales Masónicos, tiene como objetivo generar pensamientos que expandan las consciencias de los participantes, y eleven sus mentes de lo concreto al ideal, de lo objetivo a lo subjetivo,  de lo visible a lo invisible, de lo físico a lo espiritual.

Los símbolos pueden cambiar o ser diferentes en sus formas, según sea la tradición o escuela que los presentan, pero muchos de ellos conservan la misma esencia y espíritu que precede la forma. Como es el caso del Cristo crucificado y la letra “G” en medio del compás y la escuadra circulado.

 El circulo, la escuadra, el compás y la letra “G”.

Ocasionalmente observamos el compás y la escuadra dentro de un círculo, símbolo del infinito, dado que no tiene principio ni final, como el Uróboros la serpiente que se devora la cola, que viene siendo la materia primordial con que todo fue hecho, en un ciclo eterno de nacimiento, crecimiento y muerte de las formas. También simboliza los límites de acción del universo material.

El compás simboliza el aspecto espiritual del cosmos, sus extremos simbolizan  las letras hebreas “Yod” el fuego, y la “He” el aire;  La escuadra simboliza el  aspecto material del  cosmos, y sus dos extremos a las letras hebreas “Vau” el agua, y la “He” la tierra, que uniendo las cuatro, nos dan el nombre de YHVH (יהוה); La conjunción del compás y la escuadra dio origen a la consciencia, la letraGo la letra hebrea “Shin” (ש), Transformando el cuaternario en quinario pasando de YHVH (יהוה), a YHSVH (יהשוה). Lo anterior dentro de la simbología del Gr.18 Caballero Rosacruz, vendría siendo la cruz con sus dos barrotes, cuatro extremos y la rosa en la intersección como el consciencia… Pero más que la consciencia, sería la Psique. 

Se dice que Jesús el Cristo fue el hijo primogénito (Col. 1:15-17) y unigénito de Dios (Jn. 3:16), el resto son hechuras (Ef.2:10). Esto me lleva a pensar que se está hablando de la materia primordial con que fue hecha la escuadra. Y el compás como la energía primaria o el aliento de Dios que al emitir su nombre o “palabra perdida”, engendro movimiento y vida, y por consiguiente consciencia.

Conclusión:

Se nos dice que Dios es el todo absoluto, por lo tanto, el universo como la humanidad son Dios. Pero paradójicamente la parte jamás será igual al todo, sin embargo, toda evolución de la parte es la evolución del todo… “Dios deseo conocer a Dios, y para ello creo un espejo para verse a sí mismo”. La consciencia nos define. Y conocer implica como principio, poseer consciencia, saber más implica crecer, expandir o aumentar nuestra consciencia, lo cual me lleva a preguntarme: ¿Acaso Dios es un ser en formación que está evolucionando junto al universo y la humanidad? O ¿Acaso Dios genero por su propia naturaleza al universo sin darse cuenta, como el sol que hace germinar las plantas sin ser consciente de ello, y ambos viven separadamente sin ser conscientes uno del otro?, “Quizás lo que llamamos Dios es la energía y fuerza cósmica que dio origen y sostiene todo cuanto existe?… Sin embargo, nada invalida que a través de la consciencia humana, el universo y sus fuerzas o dioses, se conozcan a sí mismos.

El circulo, compás, la escuadra y la letra “G”, es el maestro y consciencia universal (1), Jesús el Cristo cósmico (2), la materia primordial, que en sus ansias por conservar su existencia y consciencia, no permanece estático, sino cambia y se transforma en múltiples formas y seres vivientes, en un ciclo sin fin de nacer, crecer y morir, en un esfuerzo por experimentarse y conocerse a sí mismo.

Todo tiene un mismo origen y todo es lo mismo en diferente grado vibratorio (4), en realidad lo que se genera entre el compás y la escuadra, o entre los maderos de la cruz, es la consciencia, ésta a la psique, y a su vez genera al ego, que este último, no es un ser real, sino la personalidad del alma que se ha identificado con las exigencias del cuerpo físico y la sociedad, al grado que la ciencia oficial de la psicología, considera al “ego” como el “Yo”.

La luz que se pide el pueblo masónico para él iniciado al primer grado de la Masonería, es la consciencia ordinaria, la gran luz que pide el Orador para el recipiendario, es la consciencia del alma liberada de la ilusión de la materia y la sociedad… Pero más aún, es la autoconsciencia del alma.

“Hombre conócete a ti mismo, así conocerás al universo y a sus Dioses” (3)

Fraternalmente.

 

Lázaharo Hael. M,’, M,’,

 

Nota:

Por la naturaleza de nuestra propia mente, todo escrito siempre será inconcluso.
Palabras,  símbolos y alegorías, no son verdades por sí mismas, solo señalan hacia ellas.
El presente, son, reflexiones y meditaciones personales, no necesariamente representan la opinión de la orden.
No escribo para todos, sin embargo, todos son invitados a leer; “El que tenga oídos, que oiga” Mt. 4:23.
Culiacán, Sinaloa. México. Escrito: martes 13 de febrero del 2018.

Bibliografía:

Liturgia Compañero Masón.
(1).- Liturgia Príncipe Rosacruz Gr.18.
(2).- Manual del Caballero Rosacruz Gr. 18.- Aldo Lavagnini.
(3).- Frontispicio del templo de apolo en la Grecia Antigua.
(4).- El deísmo (del latín deus: «dios»).- Es la postura filosófica que acepta el conocimiento de la existencia y la naturaleza de un Dios o más dioses, a través de la razón y la experiencia personal, en lugar de hacerlo a través de los elementos comunes de las religiones teístas como la revelación directa, la fe o la tradición. En general, un deísta es aquel que se inclina a aseverar la existencia de un Dios supremo o más, pero no necesariamente practica una religión,

La Letra G


Prefacio:

El simbolismo es como un prisma de múltiples facetas y todas posee varios matices de acuerdo al ángulo y rayo de luz que lo ilumina, de tal modo que en su interpretación mucho dependerá del acervo cultural y grado de consciencia de quien lo observa. Por lo anterior, no se sorprendan de que existan algunos escritos que difieran en algunos puntos con el presente, pero lejos de desacreditarnos, se enriquecen mutuamente.

La letra “G” en ocasiones es sustituida por la décima letra hebrea “Yod” y en otras por el “Ojo de Horus”, alegóricamente las tres formas representan el principio y final, el alfa y el omega, la materia primordial y el Cristo. Lo anterior, posee oculto e implícito el motivo final de nuestros estudios masónicos y las respuestas a: ¿Quién Soy? Y ¿Cuál es el propósito de nuestra existencia terrestre?

“Los cielos hacen temblar la tierra, pero la tierra también hace temblar los cielos” de tal modo que con la evolución de las partes, es la evoluciona del todo.

El simbolismo me recuerda al esquimal que hacia un pequeño orificio en la superficie congelada de un rio, y ahí introducía su anzuelo sujeto con un pequeño sebo esperando que a algún valioso pez le sea agradable la “carnada” y la coma, para así poder pescarlo y sacarlo a la superficie. Nuestro cebo es el símbolo, lo introducimos por nuestra mente consciente hasta lo más profundo posible de nuestra psique, esperando que la memoria más arcaica o la más actual responda con un nutritivo pez.

Como siempre, notaran que toco ligeramente enseñanzas de grados superiores, pero es con el fin de motivar a los C,’, M,’, a avanzar en grados y conocimientos Masónicos.

“LA LETRA G”

¿Sois compañero Mason? … Conozco la letra “G” (*).

“Cada idea tiene una palabra, cada palabra tiene una forma y cada forma tiene un número”.  El número tres es propio del A,’, M,’, y hace referencia a las tres primeras letras hebreas de: JHVH (יהוה): Fuego, aire y agua, las cuales se sintetizan en la cuarta y última letra, que simbólicamente viene siendo la “Tierra o Materia”; El número del C,’, M,’, es el cinco, y hace referencia a los cinco sentidos del ser humano, pero más exactamente a la quinta esencia del ser humano, la consciencia; El ser humano es dual en su naturaleza, por el compás o espíritu y la escuadra o materia, y triple en su manifestación por la letra “G” o el Genio Pensador.

Uno de los temas a estudiar en el grado de C,’, M,’, es la simbólica letra “G”, que se encuentra entre el compás y la escuadra, e igualmente en medio de la estrella flamígera de cinco puntas. Muchos escritores le dan varios significados como: God (dios), Genio, Geometría, Gnosis, Generación, Gravedad, y así podríamos seguir mencionando palabras que empiezan con la letra “G” con loables atributos, pero me parece que la palabra más acertada después de “Genio” es “God” el dios que mora en el interior del hombre.

Los materialistas sostienen que la materia es primero a la idea, pues la propia mente del hombre es producto de la materia altamente organizada, mientras que los idealistas sostienen que la idea es primero a toda creación.

Un importante número de personas, sostienen que “Dios la causa primera” es omniconsciente y omnisapiente, y que JHSVH (יהשוה) es su hijo primogénito y unigénito, o sea la materia primordial que ya desde antes a toda creación, formaba parte de la naturaleza de Dios, y por lo tanto, ya poseía en su seno la potencialidad de la que habría de ser la consciencia y mente. Por lo tanto, La consciencia es en el hombre inmanente y trascendente al mismo tiempo.

El simbólico mandil del C,’, M,’, tiene como trasfondo el color blanco, lo que sugiere la idea del alma y consciencia universal (1), mientras que el color verde de sus adornos más las dos espigas de trigo, sugiere la idea de la madre naturaleza, y la letra “G” en medio, vendría siendo la mente o el verbo creador.

Algunos mandiles presentan una pequeña “llave” que pende de donde se cruzan las dos espigas de trigo o de un triángulo con la punta hacia abajo. La llave con una “Z” en su parte más ancha, es la joya del C,’, M,’, y hace referencia a la llave de marfil, símbolo del poder interior e intelectual humano, con la cual será posible abrir el arcón de los misterios divinos, pero aún le faltara conocer donde se encuentra la cerradura y como ha de introducirla la “llave” para lograr tan caro propósito.

El A,’, M,’, sabe intelectualmente de la existencia del alma. El C,’, M,’, debe aprender interiorizar su conciencia y lograr dialogar con su ser interno. El M,’, M,’, alcanza la verdadera maestría cuando logra convertirse en Hiram Abif, pero no alegóricamente como en el ritual de exaltación, sino siendo realmente uno su “Yo-ego” y su alma.

La moral, buenas costumbres y filantropía, solo son el principio del sendero. El propósito del Real Arte de la Masonería, es alcanzar su propia esencia inmortal, el alma, el sendero esta insinuado en las frases “Solve Et Coagula” o de “Mohabon”,  disolver o desprenderse de la carne o mundo material y coagular aquello que está disperso, difuminado o velado por la materia, vuestra propia alma o ser interno… Pero esto lo veréis más ampliamente en los grados de la cámara dorada; La liturgia C,’, M,’, dice: “La Masonería, como el campo del labrador, no entrega su tesoro sino al hábil y atrevida mano que sabe buscarle”.

El ritual físico de aumento de salario para alcanzar el grado de C,’, M,’, es un ritual alegórico de una realidad que trasciende toda forma. Los tres traidores que intentaron dar muerte a Hiram Habif (Alma humana), son el cuerpo físico, emocional e intelectual, y ¿Quién es el que busca el sepulcro de Hiram Abif?, ¿Quiénes son los tres viajeros que buscan  la bóveda de Enoc en el Rito de York?, ¿Quién es el que busca el nombre perdido de Dios?…El mismo que os dificulta encontrarla: Vuestro propio “Yo-Ego”.

Concluyo sin terminar:

Repito: Quien no ha sido consciente aunque sea por unos segundos, de la presencia de su  propia alma cuando sostiene un dialogo interno con su ser, no conoce la letra “G”.

 “La revelación del secreto no está en las palabras, sino en el espíritu”

Fraternalmente.

 

Lázaharo Hael,’,

 Nota:
Palabras, símbolos y alegorías, no son verdades por sí mismas, solo señalan hacia ellas.
El presente son reflexiones y meditaciones personales, no necesariamente representan la opinión de la orden.
No escribo para todos, sin embargo, todo son invitados a leer.
Escrito: Culiacán, Sinaloa. México. Jueves 07 de diciembre del 2017.

Bibliografía: 
Liturgia del A,’, M,’,
(*).- Liturgia del C,’, M,’,
(1).- Liturgia del Gr. 18 Caballero Rosacruz.
(2).- Liturgia del M,’, M,’, Gr.3.
(3).- Manual del Compañero Mason.- Aldo Lavagnini.