IHVH, LA CRUZ Y LA ROSA


Proemio.

Así como las palabras pueden ser polisémicas, el símbolo suele ser polivalente según el contexto en que se encuentran. Además, el valor o interpretación del  símbolo, depende en mucho, del Angulo o posición del observador.

Según Gerard Encausse (Papús), las cuatro letras hebreas que componen uno de los nombres de Dios: IHVH, es una clave para desentrañar los misterios Rosacrucianos. (1)

El presente está escrito en el ámbito alegórico y al margen de toda connotación religiosa.

“IHVH, LA CRUZ Y LA ROSA”

LA CRUZ es un símbolo muy antiguo, y se le presenta en varias formas. Como la Cruz Esvástica, la Tau, Cruz de Malta, Cruz Copta, o Cruz Latina entre otros.

La Cruz Tau, viene siendo la última letra del alfabeto hebreo, y dentro del árbol cabalístico, ocupa el sendero que une las sephiroth Yesod el fundamento, con Malkuth el reino, su carta del tarot es “el mundo” o “la virgen del mundo”.

LA MASONERÍA DEL RITO DE YORK, posee un monograma conocido como “LA Triple Tau”, compuesto por las letras “T” y “H”, que significa: Templum Hierosolymoe o sea:“Templo de Jerusalén”, el hombre; El monograma está dentro de un triangulo equilátero representando la santísima trinidad, a la vez el triangulo está circunvalado por un circulo, símbolo de Dios… Y los tres elementos como una unidad mayor, representael pacto de Dios con el Hombre.

LA CRUZ LATINA posee dos maderos, uno horizontal representativo del aspecto material, y otro vertical, representativo del aspecto espiritual  del universo.

Algunos escritores, relacionan la Cruz Latina con la cuadratura del círculo, pues al tener cuatro ángulos iguales de 90°, suman los 360° del círculo.

EL UNIVERSO que contiene al hombre, según nuestros antiguos ancestros, estaba conformado por cuatro elementos: Fuego, Agua, Aire y Tierra. Esos cuatro elementos estaban relacionados con las cuatro letras hebreas del nombre de IHVH: “Yod”, el fuego, “He” el agua, “Vau” el aire, y la cuarta letra, y segunda  “He”, siendo la síntesis de las tres letras anteriores, representa el elemento tierra.

En el extremo superior del madero vertical de la cruz, se encuentra la letra “Yod” el fuego o alma universal, el extremo inferior del madero vertical, se encuentra la segunda “H”, representando la materia, en el extremo horizontal derecho se encuentra la primera letra “He” el agua, y en el extremo izquierdo del madero horizontal, se encuentra la letra “Vau” el aire.

El quinto elemento que se suma a esta cuarteta, es la Consciencia representada por la Rosa de Sarón (2), la letra hebrea “Shin”, el fuego del espíritu santo que desciende sobre la cabeza de los doce apóstoles en Pentecostés (3).  La Rosa que florece en la intercesión de los dos maderos, y conforme la Rosa florece, el IHVH se convierte gradualmente en  IHsVH, o sea IEHOSHUA.

Las cuatro letras hebreas de IHVH están relacionadas con los cuatro mundos de la Cábala:  Atziluth el mundo ideal o espiritual, Briah el mundo creativo o mental, Yetzirah mundo formativo o emocional, Assiah mundo material, y el descenso de la chispa divina desde más allá de “Ain Soph Aur”, los tres velos de existencia negativa que cubren el rostro inefable de Dios, y el retorno o ascenso a su origen a través de la “Merkabah”, la carrosa.

 “EN EL VIENTRE OSCURO DE MARÍA, SE GESTO EL QUE SERÍA EL HOMBRE LUZ” (4);

La Cruz es el cuerpo humano físico, la Rosa la consciencia o alma del hombre.

Los templos Católicos Romanos, comúnmente son en forma de Cruz, mientras que los templos o logias de las órdenes y fraternidades místicas, toman la forma de cubo. Ambas formas representan lo mismo… El cuerpo humano.

El madero vertical de la cruz se compone de cuatro cuadros iguales, el madero horizontal, de tres cuadro iguales, los cuales al doblarse sobres sí mismos, forman un cubo.

Los templos y logias, están orientados de oriente a poniente, estando la entrada principal al poniente y el altar mayor al poniente.

El hombre entra en sus templos o logias, por la puerta del poniente, donde se dice se encuentra el Jardín del Edén, el árbol del conocimiento, y la serpiente o Lucifer.

Eva fue el primer ser viviente en ser iniciada por el Ángel de la Luz. Que por cierto, alegóricamente se dice que Iblís preño a Eva, de cuya unión nacería Caín, y de  quien proviene el linaje de todos los forjadores de bronce.

El árbol del conocimiento es el cuerpo humano, que obviamente al encontrarse en el jardín del Edén, se encontraba en el universo inmanifiesto, como una idea arquetípica. La manzana fruto del árbol del conocimiento, el cuerpo “material”,  vendría siendo el cerebro humano, que al comerlo, Adán y Eva se descubrirían desnudos.

Lucifer en su caída, no solo arrastro a Adán y Eva hacia el universo manifiesto, hasta Malkuth el reino, sino también a Dios.

EL APÓSTOL PEDRO, dicen que prefirió ser crucificado cabeza abajo, porque no era digno de morir igual que su maestro Jesús. En realidad, la palabra Pedro, significa Roca, la materia más densa, por ello, solo podría ser crucificado en una cruz donde el madero horizontal estaría en la parte más baja del madero vertical, donde predominaría la materia, mientras que Jesús muere en una Cruz Tau, donde el madero horizontal ha alcanzado su máxima altura  sobre el madero vertical… La consciencia del alma.

La Cruz es el cuerpo físico, donde Jesús el Cristo, el ser o alma del hombre, está crucificado; La floración de la Rosa o Consciencia va de acuerdo a la altura en que se encuentra el madero horizontal sobre el madero vertical. El cual llegando a su máxima altura, la cruz latina se convierte en la Cruz Tau, para sucesivamente transformarse en la Cruz  Ankh o Anzata egipcio, representativo de haber alcanzado el estado de  “consciencia universal”. Jesús el Cristo, fue crucificado en el “Gólgota” (calavera),  sobre la tumba de Adam.

Hasta hoy, es cuanto mi pensar y sentir.

 “Soy yo quien ha creado al herrero que sopla sobre los carbones ardientes, y que saca la herramienta que necesita para su obra, soy yo quien ha creado al asesino que solo piensa en destruirlo todo” Is. 54:16.

“El secreto es inviolable por su propia naturaleza” (8)

Fraternalmente.

José David Belmontes Beltrán. M,’, M,’,

Nota:

Las palabras, son símbolos de símbolos, no son verdades por sí mismas, solo señalan hacia ellas.

El presente, son reflexiones y meditaciones personales. No representan necesariamente el criterio de la orden.

No escribo para todos, sin embargo: “El que tenga oídos para oír, que oiga”.

Culiacán, Sinaloa. México. Martes 17 de abril del 2023.

(1).- Tarot de los Bohemios.- Papús. Gerard Encause.

(2).- “Yo soy la rosa de Sarón, Y el lirio de los valles. Como el lirio entre los espinos, Así es mi amiga entre las doncellas”.- Cantares 2.1.

(3).- Un Jardín de Granadas.- Israel Regardie.

(4).- El Misterio de las catedrales.- Fulcanelli.

(5).-“El secreto Masónico”.- Robert Ambelain.

(6).- Biblia Reina Valera.

(7).- Árbol de la Vida.- Z’ev Ben Shimon Halevi

(8).- Liturgia del Grado de Aprendiz de Mason.

María es un símbolo de la materia altamente organizada como cuerpos humanos. Y el hombre luz, es el hombre con consciencia despierta.

Anuncio publicitario