“JEHOVAH”




Las arcaicas teogonías y cosmogonías ancestrales, intentan explicar por medio de la alegoría, su conocimiento abstracto e intuitivo, que en gran parte,  la ciencia aún no ha comprobado.

Moisés estando frente a la zarza ardiendo en el montes Horeb, le pregunta a Dios: “He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo: El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les responderé?, Y Dios respondió a Moisés: “Yo Soy Yo” (Ehyeh Asher Ehyeh), o “Yo soy el que soy” que viene siendo lo mismo. Otros interpretan la frase como “Yo Soy El Que Seré”, trasmitiéndonos la idea de un “ser” en proceso de desarrollo.

En nuestra tradición judeo cristiana, se “dice” que el nombre de “Dios Padre” es JEHOVAH que comúnmente, sobre todo los hebreos, lo escriben con cuatro letras:  (JHVH), pero en las enseñanzas de los grados filosóficos masónicos, se nos dice que “Dios no tiene nombre, (3)”, y que no busquemos adivinar sus atributos porque solo podremos darle los que pertenecen al hombre. (5)”, Dios simplemente es. También se dice que Dios es el absoluto, el todo, por lo tanto, no puede tener nombre ni forma, porque esto lo individualizaría distinguiéndolo y separándolo del resto de la creación, y por consiguiente, perdería su condición de absoluto… El Dios que es el todo: ¿De quién es Dios?

Además se menciona que con la destrucción de los templos de Dios, y la diáspora judía, el verdadero nombre de Dios se perdió, y que tanto Caballero Rosacruces como del Real Arco entre otros más, lo buscan afanosamente, y que ante esta situación, el nombre de JHVH es un nombre sustituto y  consensuado, que algunos escritores como Helena P. Blavatzky  afirman que no es otra cosa que Adán y Eva antes de la separación, J’Hova  o J’Heva, o Jah y Hovah, o Jah y Eva, el Adán Kadmón (2), palabras que el Príncipe de la Merced 26° repite en su liturgia. Los cabalistas hacen eco a la anterior atribuyendo dentro del “árbol de la vida” a Chokmah (Sabiduría) primera sephirah (Adán Andrógino) después de Kether (Corona), y que daría origen a la segunda sephirah después de Kether, Binah (Entendimiento), el Adán y Eva superna en la primera separación como el positivo y negativo, que a través de la atracción y repulsión daría origen al universo manifiesto por las siete sephiroth restantes.

JHVH. La “J” primera letra del nombre sagrado de cuatro letras de Dios, ydecima letra del abecedario español e inglés, corresponde a la letra hebrea “Yod” con valor de 10, principio masculino, y “HVH”seria elprincipio femenino, que vendría siendo Hovah palabra de donde proviene Hevah o Eva.

Los escritores de la cábala, asignan a la letra hebrea “Yod” (J) el principio ígneo, el elemento “fuego”, la segunda letra la “Héh” (H) el “agua”, la tercera letra, “Vau” (V) el  “aire”, y la última letra “Héh” (H) la “tierra” que vendría siendo la síntesis las tres letras anteriores “YHV”, convirtiéndose en una nueva “Yod” (J) en una octava superior y principio de un nuevo arreglo o un   JHVH superior… Si te parece tener alguna relación con los viajes en la iniciación del primer grado Masónico, así es.

Los elementos: Fuego, Agua, Aire y Tierra constituyen el universo material  manifiesto, o sea JHVH; Los cuerpos humanos siendo materia altamente organizada del universo, se convierte en úteros donde se gesta la consciencia, el hijo primogénito y unigénito de  (JHVH), que vendría siendo (JHSVH) Jesús el Cristo que como consciencia o alma, está unido y crucificado en el cuerpo físico esperando su ascensión a los mundos divinos.

 “Yo Soy Yo” (Ehyeh Asher Ehyeh). Dios siendo el absoluto, no puede autodefinirse a sí mismo, por eso cuando Moisés le pregunta su nombre en el monte Horeb frente la zarza ardiendo, le responde: “Yo Soy Yo” pero como dice Zev Ben Shimon Halevi “Dios deseo conocer a Dios, y para ello formo un espejo para verse reflejado” (1), esto aunado a la frase “Yo Soy  Él Que Seré” sugiere la idea de la humanidad como espejo, y la existencia de un “ser o consciencia universal” que no poseía una consciencia completa ni  perfecta, sino en proceso de formación o desarrollo; Si JHVH fuese perfecto, no tendría sentido la existencia del universo ni del hombre, a no ser que por medio de la evolución de la parte, el hombre o la humanidad, evolucionara también el todo, pues todo es uno.

Cuando el Cabalista menciona el infinito, no se refiere a aquello que no tiene límites y mucho menos sin principio ni final, sino a aquello cuyos límites no alcanza a percibir.

Conclusión:

Concluyo sin terminar. El hombre tiene que marcar limites, principios y verdades que en muchos de los casos, no son reales, sino aparentes, relativos o consensuados, productos de la consciencia  en el tiempo y el espacio, y estos manifiestan cambios constantes, sin embargo, en muchos de los casos la “verdad-error” conduce a la “verdad-cierta”, como es el caso de la teoría geocéntrica y la heliocéntrica. En otros casos, y ante la imposibilidad de ser testigos de algún evento, como podría ser el Big Bang como principio del universo, lo aceptamos consensuadamente, pero sabemos que antes existió un universo que se encontraba en contracción hasta explotar en nubes de energía y materia oscura.

Sabed que ningún hombre vivo puede conocer a Dios más que por el pensamiento” (5). Sin embargo muchos de los hombres se niegan a pensar críticamente sobre él, y prefieren seguir por “fe ciega”, ajenos pensamientos preñados de superstición, terror y dogmatismo. La curiosidad y la duda son el principio del conocimiento. Duda, cuestiona y reflexiona por ti mismo, que Dios siendo la inteligencia suma no se molestara.

 “A Dios nadie le vio jamás” Juan 1:18; El Dios del hombre no es el “Dios Causa Primera”, sino un noúmeno, un “Ideal” del hombre perfecto que consciente o inconscientemente ansía ser. Y como ideal evoluciona junto con su creador en una relación simbiótica, donde ambos  tienden hacia la realización mutua como un solo ser. Los “cielo divinos” y la “tierra” son dos extremos de una misma cosa.

Se Dice que Dios es la causa de todo cuanto existe, pero la causa no puede manifestarse por sí sola, requiere del “objeto” en aparente reposo que presenta que opone resistencia a la fuerza, y en esta lucha se convierten en lo manifiesto y causa de otras causas. El hombre percibe la acción a través de sus sentidos, y se vuelve consciente de su consciencia, y de la existencia y funcionalidad de sus sentidos descubriéndose a sí mismo.

Dios es Dios de todo, menos de sí mismo.

El conocimiento del hombre no puede ir más allá de su razón” (4)

“Defiende tu derecho a pensar, porque incluso pensar de manera errónea es mejor que no pensar”.- Hipatia de Alejandría.

Fraternalmente.

Lazaharo Hael,’,

Nota:

Palabras, símbolos y alegorías no son verdades por sí mismos, solo señalan hacia ella.

El presente son reflexiones y meditaciones personales, no necesariamente representan la opinión de la orden.

No escribo para todos, sin embargo, todos son invitados a leer.

Culiacán, Sinaloa. México. Miércoles 22 de mayo del 2019.

Bibliografia:

(1).- Éxodo y Kabbalah.- Z’ev Ben Shimón Halevi.

(2).- Doctrina Secreta / Glosario Teosófico.- Helena P. Blavatsky.

(3).- Liturgia, Gran Elegido, Perfecto y Sublime Masón 14°

(4).- Liturgia Príncipe de la Mercede 26°

(5).-Liturgia Caballero del Real Arco 13°



Anuncios